2.500 camiones al día siguen en la N-I y solo 300 coches

I. ELICES
-
2.500 camiones al día siguen en la N-I y solo 300 coches - Foto: Luis López Araico

El tránsito de vehículos pesados cayó un 54% en diciembre en la nacional y un 90% el de turismos. La circulación en el nuevo tramo de A-1 aumenta un 59% desde la liberalización

No hay más que recorrer en estos días la N-I para concluir que la circulación ha disminuido de forma drástica desde que fue liberalizada la autopista el pasado 1 de diciembre. Pero los datos que el Ministerio de Fomento acaba de hacer públicos sobre intensidad media diaria de vehículos correspondientes al último mes de 2018 aportan información muy concreta y relevante. El tráfico en la nacional ha caído en un 70%. Si en noviembre del pasado año transitaron por esa vía 9.009 vehículos al día, la cifra se redujo al mes siguiente hasta los 2.776, 6.233 menos, según la estación de medición situada en el kilómetro 296 de la vía, en Santa María Ribarredonda.
No obstante, la tendencia ha sido diferente de acuerdo a la naturaleza de los vehículos. Muchos transportistas se mantuvieron fieles a la carretera convencional en el mes de diciembre, según Fomento. Circularon por ella 2.496 camiones por jornada, un 54% menos que los que lo habían hecho en noviembre de 2018, cuando se contabilizaron  5.498. De estas cifras caben dos deducciones. La primera, ya apuntada en este periódico por los dueños y trabajadores de las áreas de servicio de la nacional, tiene que ver con la predilección que sienten muchos camioneros por desayunar, comer o cenar en los restaurantes situados en las márgenes de la vía convencional. Y, la segunda, que con el mínimo ahorro en tiempo de viaje para un vehículo pesado -que no puede ir a más de 100 kilómetros por hora en autovía- no compensa cambiar de ruta, máxime cuando la carretera se halla despejada por la ‘huida’ de los coches a la nueva A-1.
Y es que los vehículos ligeros sí que han abandonado la nacional por completo. En el mes de diciembre de 2018, el promedio diario de turismos que utilizaron la N-I en esa estación medidora de Santa María Ribarredonda fue de 300, un 90% menos que los 3.541 que la utilizaron en el mes de noviembre. La mayoría de estos usuarios son habitantes de los pueblos que flanquean la carretera y que no tienen más remedio que usar la vía convencional ante la falta de nuevos accesos desde la autopista liberalizada.
La estimación de tráfico de la Red de Carreteras del Estado utiliza una segunda estación de conteo de vehículos, ubicada en el kilómetro 304 de la carretera, cerca del área de servicio El Desfiladero. Allí  el tráfico ha caído en menor medida, un 61%, de 9.571 a 3.641. Pero hay que tener en cuenta que por ese punto transitan muchos coches que llegan o se dirigen a la AP-68 desde el norte y oeste de España y que luego no toman la N-I hacia el sur. En Pancorbo sale la N-232 que conecta con la Autopista Vasco Aragonesa en Ollauri (La Rioja).
Lógicamente, el nuevo tramo gratuito de la A-1 entre Burgos capital y Miranda de Ebro ha ganado tráfico, en concreto un 59%. En diciembre del año pasado, según la estadística del Ministerio de Fomento, circularon por allí 26.516 vehículos al día, por los 16.703 del mes de noviembre. Creció en mayor proporción la cifra de camiones, un 68%, al pasar de 3.794 a 6.400. Que son los mismos, lógicamente, que pierde la N-I.
En cuanto a los turismos, el tráfico también se incrementó, pero algo menos, en un 55%. Si en noviembre de 2018 pasaron 12.909 al día, el número pasó a 20.116.