Plácido Domingo defiende su inocencia

EFE
-

El tenor español insiste en que nunca ha abusado de nadie y que se equivocó al guardar silencio tras las acusaciones

El madrileño, que dio positivo por la COVID-19 a finales de marzo, se ha recuperado de la enfermedad sin que haya dejado secuelas en su voz, algo que le preocupaba. - Foto: Robin Townsend

«Me he equivocado al guardar silencio todo este tiempo, ese silencio me ha dañado mucho tanto en mi carrera como en mi vida», así se confesó Plácido Domingo en una entrevista concedida el sábado pasado a TVE, en la que se defendió una vez más al asegurar que «nunca» ha abusado de nadie. Se trata de las primeras declaraciones del cantante a un medio español justo cuando se ha cumplido un año de las acusaciones de supuestos abusos sexuales a nueves mujeres a finales de los años 80, y que volvió a negar públicamente.
«Condeno el abuso en cualquier situación, lugar y época. La protección de los derechos de la mujer es algo primordial. También no podemos negar que la sensibilidad hacia este tema ha evolucionado con los años. Pero si hay respeto en la interacción entre personas no puede existir el abuso. Por eso pueden decir lo que quieran, pero yo jamás le he faltado el respeto a ninguna mujer», confesó.
«Si me hubiera dado cuenta de haberlas incomodado de alguna manera me hubiera disculpado en ese mismo instante. No va con mi manera de ser el prevaricar contra nadie. Mucha gente se ha sentido decepcionada conmigo, y ojalá pudiera hacerles cambiar de opinión, otros me han juzgado sin conocerme, pero los que de verdad me conocen saben que no soy como me han descrito», remarcó.
Preguntado también sobre el comunicado que se publicó el pasado mes de febrero en el que decía: «lamento el dolor que les causé y acepto toda la responsabilidad de mis acciones», Domingo confesó que «no fue un mea culpa, aunque pareciera que sí», y que sus palabras fueron «sacadas de contexto».
«Debieron haberlas acompañado con los resultados oficiales de las entrevistas de los sindicatos de cantantes, sin embargo, esta disculpa fue publicada por un periódico americano 12 horas antes junto con falsas acusaciones que no apreciaron en el reporte oficial. Traté de aclarar el malentendido al día siguiente pero fue demasiado tarde, ni siquiera se publicó, los titulares habían salido y el daño ya estaba hecho», desveló.
También negó que haya pagado medio millón de dólares al sindicato de artistas de ópera para que supuestamente no publicaran detalles de las investigaciones: «Es totalmente falso. No tenía nada que ocultar e, incluso, colaboré con ellos al ciento por ciento. Amargado por la situación y con gran tristeza, renuncié al sindicato el 18 de marzo después de 56 años. Fue una decisión muy difícil».
En aquellos días, y viendo cómo empeoraba la situación en Estados Unidos y cómo todos los teatros estaban cerrando, decidió hacer un donativo para todos sus colegas de profesión, cantantes y artistas que han sufrido «muchísimo» durante esta crisis sanitaria, «como todos los sectores de la música y de la cultura». «Pensar en un teatro cerrado, vacío, oscuro y sin música me causa una grande tristeza. El mundo de la música esta sufriendo muchísimo. Muchos de mis colegas han perdido sus trabajos, y eso para los artistas jóvenes es muy grave. También pienso en la gente que trabaja dentro de los teatros, los que los hacen funcionar. Qué duro está siendo todo», lamentó.
Y también para él mismo, para su salud y la de su mujer, Marta Ornelas, pues ambos cayeron enfermos por la COVID-19 a finales de marzo, aunque, como él mismo reconoce, «gracias a Dios, estamos totalmente recuperados».
«Me encuentro muy feliz de haber podido volver a los escenarios. Después de superar el coronavirus he recuperado mi forma física y, sobre todo, la voz, algo que me preocupaba muchísimo, pues este es un virus que afecta a los pulmones y podía haberme dejado secuelas tan graves como el impedirme volver a cantar, que es mi vida», confesó el madrileño.

 

Deseo de volver a españa

Sobre sus deseos a medio y largo plazo, el tenor no dudó en asegurar que estaría encantado de regresar a España, pero también le gustaría que se aclare «todo» para que el día de mañana se le pueda recordar como un hombre que ha dedicado toda su vida a la zarzuela, también por las emociones que haya podido despertar al público, pero, sobre todo, «por la persona que realmente soy», concluyó.