scorecardresearch

Tudanca ve perdida la legislatura y lamenta que nada mejora

SPC
-

El líder socialista hace balance de los dos años de la Junta y acusa a Mañueco e Igea de buscar la confrontación, romper los acuerdos y haberse convertido en un «gobierno populista»

El líder socialista de la Comunidad, Luis Tudanca, durante su intervención para hacer balance. - Foto: R.Valtero ICAL

El secretario autonómico del PSOE, Luis Tudanca, da por «perdida» la legislatura de la que se cumplen ahora dos años y cree que en este tiempo sólo el presidente y el vicepresidente de la Junta, Alfonso Fernández Mañueco y Francisco Igea, están «mejor» a costa de que el resto de ciudadanos «estén peor». El líder socialista realizó ayer un balance del ecuador de legislatura para evaluar la acción del Gobierno de coalición PP-Ciudadanos de la Junta, un Ejecutivo que, a su juicio, «no ha estado a la altura» y que se ha puesto al servicio de la direcciones nacionales de los partidos que sustentan la Junta. «Este Gobierno no ha sido autónomo en ningún momento, ni siquiera cuando se formó, ahora las decisiones siguen sin tomarse en Castilla y León», señaló el secretario autonómico del PSOE, quien consideró que el único balance que el Ejecutivo puede hacer es la «crítica» al Gobierno de España. «No tienen nada de lo que presumir, ningún balance positivo que aportar», manifestó.

Así, Tudanca reiteró que la Comunidad tiene «el peor Gobierno posible» en el «peor momento», y, en este punto, se ha preguntado qué está mejor en Castilla y León después de estos dos años, a lo que ha respondido que «nada». Tras reconocer que ha habido una pandemia que ha dificultado la toma de decisiones, insistió en que la Junta no ha adoptado medidas que hayan mejorado la vida de los ciudadanos o la paz social. «La soberbia ha hecho que el enfrentamiento haya sido generalizado con todos y con todo», apuntó. Así, el líder socialista lamentó además que se haya dado marcha atrás en el funcionamiento de las instituciones con «acuerdos rotos» por parte de un Mañueco «radicalizado».

En este punto hizo un repaso del funcionamiento de determinados servicios y señaló los problemas detectados en Sanidad con una «indiscutible» falta de profesionales y la apuesta en el Plan Aliste para «desmontar» la sanidad rural, a lo que sumó la ausencia de pasos dados para la reversión del Hospital de Burgos pese a ser uno de los acuerdos de Gobierno.

Algo similar ha ocurrido, según Tudanca, en materia de servicios sociales o dependencia, con un sistema que «no ha aguantado la prueba» de la pandemia. A esto sumó la economía y la industria, donde ha habido «múltiples incumplimientos» o la regeneración democrática, donde está «la joya de la corona» de los incumplimientos, con «bloqueos» en comisiones de investigación, el nombramiento de Ignacio Cosidó como asesor, Javier Maroto como senador por la Comunidad y Soraya Mayo «puesta a dedo» en el Itacyl.

No obstante, Luis Tudanca situó el punto «más dramático» en la despoblación con «peores datos y sin oportunidades de futuro». «No hay propuestas», lamentó. 

Moción de censura

En su repaso de la legislatura el líder socialista se centró en la moción de censura que presentó y perdió, y aseguró sentirse «orgulloso» de llevarla a cabo porque permitió mostrar que «hay dos maneras diferentes de Gobernar» y «quitar alguna máscara y careta». «Gracias a la moción hoy sabemos que Ciudadanos no existe y que está al servicio del PP», defendió.

Tudanca aprovechó también para hacer autocrítica y aseguró que le hubiera gustado que hubiera primado un buen ambiente político, algo que, como insistió, se ha roto desde la Presidencia de la Junta. «Sí me arrepiento de no haber hecho más esfuerzos para que el ambiente de unidad se mantuviera, dos no discuten si uno no quiere», dijo, tras lo que garantizó su trabajo para lograr acuerdos.

«Están de brazos cruzados con el virus campando a sus anchas»

Luis Tudanca también analizó la lucha contra la pandemia por parte de la Junta y acusó al presidente, Alfonso Fernández Mañueco, y al vicepresidente, Francisco Igea, de estar «sentados en el sillón y cruzados de brazos mientras el virus campa a sus anchas» y eluden sus responsabilidades con una incidencia de las más altas de España. El líder socialista se preguntó que «estamos haciendo mal para que ola tras ola Castilla y León esté a la cabeza» y subrayó como en la primera etapa de la pandemia se atribuyó a tener más población envejecida, pero en esta última no es una Comunidad con «exceso» de jóvenes. «Algo están haciendo mal, muy mal», argumentó Tudanca, que censuró a la Junta que no haga autocrítica y se limite a culpar a los ciudadanos, a los hosteleros o al Gobierno de España. «Sí siempre son los otros y ellos no tienen ninguna responsabilidad cuando tienen las competencias, ¿para que sirve la Junta», anotó. Así, el dirigente socialista estimó que los recortes sanitarios, la atención no presencial, el despido de rastreadores, el retraso en realizar las pruebas y dar los resultados y la «utilización partidista» de la vacunación, que se ralentizó al considerar que no recibían dosis suficientes han podido incidir de nuevo en estar a la cabeza en contagios.