"La LEB Oro es más fuerte gracias al baloncesto burgalés"

CARMELO PALACIOS
-

ENTREVISTA | Diego Epifanio, entrenador del Breogán, hace balance de estos meses en Lugo y opina también sobre la temporada del San Pablo Burgos

Epi dirige un entrenamiento en el Pazo dos Deportes de Lugo. - Foto: Leche Río Breogán

El último partido que Diego Epifanio dirigió como entrenador del San Pablo fue precisamente en el Pazo dos Deportes de Lugo. Fue su última victoria como azulón ante un Breogán ya descendido a LEB Oro. Casualidades de la vida, unos meses después regresó a ese mismo escenario para ponerse al frente del banquillo local. Allí está luchando por devolver al club gallego a la máxima categoría del baloncesto nacional y, aunque está siendo una temporada compleja, se mantiene en puestos de play off  a 10 jornadas para el final de la fase regular. La leyenda dice que sus equipos mejoran notablemente en las segundas vueltas, pero esta vez va a ser complicado saberlo porque la crisis sanitaria del coronavirus lo ha parado todo. Con un ERTE a la espalda y sin poder realizar su trabajo con normalidad, Epi nos atiende vía telefónica desde su casa de Burgos, donde reparte el tiempo entre la familia y jugadas de baloncesto.

Casi todos los clubes profesionales están haciendo ERTE y el Breogán no ha sido una excepción, ¿entiende la medida?
A todos nos gustaría mantener nuestras condiciones económicas, pero la situación es muy difícil y los profesionales debemos ayudar en ese sentido a los clubes para que esto afecte lo menos posible a su futuro. Ya nos avisaron el día 13 de que el escenario era complejo y que había que parar. Nos permitieron irnos con nuestras familias y nos están ayudando en todo.

¿Se ve volviendo al banquillo esta temporada?
Lo más importante a día de hoy es la salud de las personas y que los gobiernos y las autoridades sanitarias puedan solventar esta situación. A partir de ahí, vamos a ver qué plazos quedan. Nosotros queremos volver competir, pero siempre que se den las condiciones de salud necesarias. Este parón nos tiene que hacer reflexionar a todos sobre las prioridades de nuestra vida.

En el caso de que no se reanudara la LEB Oro, ¿debería haber ascensos y descensos?
Sería injusto que los hubiera porque quedan 10 jornadas y pueden pasar muchas cosas. Cada uno tenemos un calendario y queda un play off, por lo que la liga regular tampoco es definitiva. Habrá clubes que se sientan perjudicados,  pero no es justo. Recuerdo que cuando subimos con el San Pablo quedamos por detrás del Breogán y luego le metimos un 3-0 en el play off.

La máxima de que los equipos de Epi siempre rinden mejor en la segunda vuelta no se va a poder demostrar esta vez...
(Sonríe) Esta temporada hemos tenido demasiadas lesiones y nos ha costado mucho ser regulares. Sé que suena a excusa, pero hemos tenido muchísimos problemas desde el inicio. De nuestro quinteto titular, los interiores titulares y nuestro ‘2’ están lesionados.  

Aun así, el Breogán está octavo, en zona de play off...
No estamos tan mal para luchar por estar arriba. Vamos empatados con el quinto y a tres victorias del líder, que es el Valladolid, al que tenemos ganado el ‘average’. En tres de las últimas cuatro derrotas, tuvimos pelota para ganar, pero no entró la canasta. De haberlo hecho, igual ahora estábamos hablando de algo muy diferente.

¿Siente que está cumpliendo las expectativas?
Queríamos más de nosotros mismos, aunque estoy contento con el grupo en líneas generales pese a las dificultades que hemos tenido. Creo que desde nuestro entorno se esperaba estar un poco mejor, pero la LEB Oro es muy competitiva. Hubiésemos crecido en estas jornadas que quedan.

La afición de Lugo tiene fama de ser de las más exigentes del baloncesto nacional, ¿le está dando mucha caña?
Nosotros nos sentimos muy a gusto cuando jugamos en casa y eso es porque la grada te ayuda a ganar partidos. Venimos de un descenso y hay 4.000 socios. Además, siempre hay camisetas del Breogán cuando juegas fuera, estamos encantados con los aficionados.

Ha ganado partidos de más de 30 puntos y al fin de semana siguiente los ha perdido por lo mismo, ¿cómo explica eso?
Las lesiones no nos han permitido tener mucha regularidad. Además, nos ha faltado consistencia defensiva, pero el equipo lo estaba corrigiendo e íbamos a dar mucha guerra en este final

¿Ha cambiado mucho la LEB Oro desde que estuvo con el San Pablo?
Sí, la liga es más fuerte. Hay un cambio importante porque muchos equipos hacen proyectos con aspiraciones reales de ascender. Esa es una labor que hizo primero el Tizona y luego el San Pablo al abrir la posibilidad de subir a otros clubes. La LEB Oro es más fuerte gracias al baloncesto burgalés.

Hubo algún otro equipo que le tentó a parte del Breogán, ¿por qué eligió a Lugo?
Me decanté por el Breogán porque es un club con historia y mucha gente que pasó por allí me habló muy bien de su exigencia y capacidad. Nos da unas condiciones buenas para trabajar y me convenció el proyecto.

¿Siente que ha acertado?
Sí, yo creo que sí.  Cuando tomamos la decisión, era lo mejor. Me siento muy a gusto con la gente con la que trabajo.

¿Ha vuelto al Coliseum desde el 18 de mayo de 2019 cuando dirigió su último encuentro ante el UCAM Murcia?
No, prácticamente no he venido a Burgos. No ha surgido la oportunidad.

Pero sí se acercó para ver al  San Pablo en Santiago de Compostela...
Estaba cerca y coincidió que nosotros jugábamos el viernes. Disfruté mucho con la victoria.

Vaya palo lo de la Copa...
A veces lo haces todo bien y no se dan las circunstancias. Después del buen trabajo ante el Obradoiro, el destino fue caprichoso con los resultados de esa jornada.

¿Qué le parece la temporada del San Pablo?
Félix Sancho apostó por  incrementar el presupuesto de cara a esta campaña y  el trabajo de Joan y de todo el cuerpo técnico está siendo muy bueno. La gente se lo está pasando muy bien.

¿Le sigue mucho?
Sí, veo todos los partidos que puedo. Además, mis hijos son muy aficionados.

Como suba a la ACB, les va a poner en un dilema. A sus hijos, digo.
(Ríe) No, ellos están en la escuela del San Pablo, es el equipo de su ciudad y es donde entrenó su padre. Claro, ahora también son del Breogán. Van a muerte con los dos.

Antes de que me cuelgue, ¿qué le parece la irrupción del Tizona en LEB Plata?
El Tizona lleva mucho tiempo haciendo un gran trabajo desde abajo. Estuve 15 años en ese club. Está realizando una magnífica temporada y demuestra que tiene ganas de seguir creciendo. ¡Ojalá que Jorge, que es un gran entrenador, lo haga tan bien como lo hizo Cubillo!