scorecardresearch

Los operadores urgen reabrir el Directo por su potencial

L.M.
-

Su patronal ve «lógico» que el acceso a Bilbao desde Madrid sea vía Aranda aunque alertan de que será «indispensable» electrificar la vía a medio plazo

Línea del tren entre Madrid y Burgos por Aranda. - Foto: Patricia

Desde hace ya una década, todos los trenes que cubren el itinerario entre Madrid yBurgos están obligados a recorrer, como mínimo, un centenar de kilómetros extra del trayecto más lógico.El derrumbamiento del túnel de Robregordo en mayo de 2011 fue la excusa que le sirvió a Renfe para suprimir las rutas comerciales y, por ende, derivar el transporte de mercancías de la línea 102, conocida popularmente como la delDirecto. Desde entonces todos los convoyes deben dar un rodeo por Medina delCampo,Valladolid yVenta de Baños para volver a entrar en la provincia burgalesa sin dejar rastro alguno de su paso por la comarca de la Ribera.

La apuesta por que laAlta Velocidad llegase a orillas del Pisuerga, sumada a las aspiraciones de la capital pucelana de albergar una plataforma logística intermodal junto a sus recién estrenados talleres de Renfe, han mantenido en la más absoluta sombra el recorrido natural entre Madrid yBurgos. El último compromiso del Ministerio de Transportes pasa por invertir 11 millones en sacar la bateadora atascada en Robregordo, aunque no avanza nada sobre la entrada en servicio de nuevo de la 102.

Este recorrido es visto por la Asociación de Empresas Ferroviarias Privadas (AEFP) con un «enorme interés» y aseguran que atesora un «gran potencial» para derivar buena parte del tráfico de mercancías que en estos momentos debe desviarse hasta Valladolid. «Disponer de una línea que nos permita una entrada mucho más directa desde la zona centro al norte de la Península sería muy importante», asegura JuanDiego Pedrero.Su presidente habla en nombre de compañías de la talla deAcciona,Continental Rail,Ferrovial, Captrain, Medway o Logitren,un buen pellizco del conglomerado de firmas que se adentraron en el sector una vez quedó liberalizado en noviembre de 2003. Recuerda que todo lo que sea ahorro de costes en materia de transporte siempre es positivo. «Tener que recorrer 100 kilómetros menos nos permitirá no gastar tanto en energía y mejorar los tiempos», admite. Reconoce que la entrada «más lógica y directa» alPuerto de Bilbao desde Madrid pasa irremediablemente por Aranda de Duero yBurgos. «Desde un punto de vista geoestratégico es evidente que es el trazado más óptimo, el que va recto», confiesa JuanDiego Pedrero.

La amplitud de las curvas con las que se ejecutó la infraestructura en la década de los años veinte penaliza ligeramente la velocidad en el caso de los trenes comerciales, pero a cambio garantiza pendientes muy suaves, ideales para los convoyes de carga. En estos momentos son 450 servicios al año los que se realizan en el tramo aún activo, entre Aranda yBurgos.Hasta tres empresas de la capital ribereña reciben vagones cargados con rollos metálicos.

 

(Más información en la edición impresa de hoy de Diario de Burgos)