El capitán inmortal

RAÚL CANALES
-

Kijera ha sido el único titular en los 8 partidos tras el parón, un ejemplo de liderazgo y compromiso

Sergio abraza a Kijera tras el encuentro contra el Elche. - Foto: Truchuelo

Hay una canción que suele entonar la grada de animación del Mirandés que dice que Gorka Kijera es inmortal. El capitán está demostrando en la recta final de la temporada que el calificativo no es tan exagerado ya que es el único jugador que ha disputado todos los partidos. Ocho encuentros en apenas tres semanas. 
En Fuenlabrada acabó tocado físicamente pero ante las bajas que acumula el equipo, no dudó en forzar para jugar contra el Elche. Y lejos de dosificar esfuerzos, se vació otra vez sobre el campo.  
Una de sus habituales carreras por la banda provocó el córner que dio origen al gol de Marcos André. Fue uno de sus últimos servicios al equipo porque poco después Kijera tuvo que pedir el cambio exhausto. Apenas podía caminar. Con público en el estadio, se hubiera llevado una cerrada ovación. Seguramente más de un aficionado se levantó del sillón de su casa para aplaudirle al ver por la televisión como tardaba más de un minuto en recorrer por fuera del campo la distancia entre el fondo y los banquillos ayudado por un fisioterapeuta del club. 
«Su partido ha sido para quitarse el sombrero», aseguraba en la rueda de prensa posterior Andoni Iraola, quien valora el esfuerzo realizado por el capitán y su ejemplo para el resto. A sus 34 años, el de Hernani está demostrando que le queda cuerda para rato, y si todavía quedaba alguna duda sobre su renovación, en este apretado final de temporada las ha despejado ya que se ha ganado seguir un año más a base de compromiso. 
Kijera encarna a la perfección la filosofía de sacrificio y humildad del club. Esta temporada tenía la dura competencia de Franquesa pero por ahora ha participado de 31 partidos y suma mil minutos más que el catalán. La regularidad ha sido un año más su punto fuerte y como es habitual ha sido de los futbolistas más utilizados de la plantilla. 
El lateral se someterá mañana a una revisión médica para comprobar el alcance de las molestias que arrastra en el gemelo pero es optimista respecto a sus posibilidades de estar en Las Palmas. Salvo que los médicos se lo impidan, Kijera no quiere perderse ni un solo minuto de una temporada que está siendo histórica. «Estamos con la tranquilidad de no tener que mirar hacia atrás, el juego está siendo bueno y sería muy bonito jugar un play off a Primera», asegura el capitán, que deja claro que la palabra relajación no existe en su vocabulario. « Si alguno empieza a pensar en la playa, estamos los más veteranos para quitárselo de la cabeza».