Los empresarios compran 'su' sede de Villalonquéjar

G.A.
-

La nave, cedida en su día por Cajacírculo y Caja de Burgos, fue puesta a la venta sin el conocimiento de sus inquilinos

Complejo de naves Paulino Benito con la sede de la AEPV en medio, con el pórtico de entrada en amarillo. - Foto: Valdivielso

La Asociación de Empresarios del Polígono de Villalonquéjar (AEPV) conoció que su sede estaba en venta cuando, una buena mañana de otoño, apareció por la puerta un comercial inmobiliario con un cliente para ver el interior de la nave que quería adquirir. Les recibieron incrédulos la secretaria y el presidente de la AEPV, Jorge Villaverde, que, ante aquella visita sorpresa (y las que siguieron después), inició una carrera contrarreloj para evitar perder el que ha sido lugar de reunión y gestión del polígono desde hace más de 20 años. 
El complejo de naves Paulino Benito que acoge la sede empresarial, y donde hoy se ubican las oficinas bancarias de Caixabank e Ibercaja, fue construido en su día por las desaparecidas Cajacírculo y Caja de Burgos con la idea de ubicar sus servicios financieros en esta zona industrial y, de paso, localizar alguna oferta y empresas enfocados a las empresas y los trabajadores del polígono. Una nave la ocupó la cafetería-restaurante El Polígono; otra, la compañía de servicios informáticos CSA (que ya no está) y también la empresa de marketing Anuncian Tormenta. 
La AEPV, entonces dirigida por su fundador e impulsor, el desaparecido Jesús Echevarrieta, obtuvo en cesión una de las naves del complejo aunque, reconoce su sucesor,  no han podido localizar documento oficial alguno ni recorte de prensa que acredite esta cesión tan duradera. Es más, desde la actual propietaria de estos inmuebles, el fondo de inversión Coral Homes, se llegó a preguntar a los empresarios del polígono si estaban en este espacio en calidad de "ocupas", pues no había otro papel que dijese lo contrario.
El caso es que la AEPV reaccionó al verse en la calle y se puso a negociar con el fondo de inversión, con la intermediación de Caixabank. Puso in extremis la fianza de 1.500 euros de reserva para detener las numerosas visitas que se estaban interesando por estas instalaciones, que en sus 300 metros cuadrados cuentan con una oficina, un salón de actos para 50 personas y varias dependencias totalmente acondicionadas por la patronal de empresarios.
La reserva para la operación fue tan urgente que se saltó todos los procedimientos societarios. De hecho, la asamblea extraordinaria de la AEPV, que reúne a 210 empresas asociadas, aprobó por unanimidad una transacción que ya estaba iniciada y que corría el peligro de perderse. "Estamos satisfechos porque la sede ya es nuestra y no vamos a tener la incertidumbre constante de que cualquier día nos podían echar. Realmente, la podía haber comprado cualquiera y solo con depositar una fianza...".
La operación de compraventa de la nave se firmó el pasado 31 de diciembre, tras varias semanas de negociación. La AEPV la ha adquirido por 91.000 euros tras firmar un préstamo por 60.000. Similar paso han dado los propietarios de las naves vecinas, que se comercializaron "en un cuarto de hora" tras anunciarse su venta.