scorecardresearch

'Rebelión' en el Mendoza

B.G.R.
-

Una treintena de alumnos de cuarto de la ESO logran el primer premio autonómico de teatro joven de Coca-Cola con su adaptación de la novela satírica del británico George Orwell

Dos grupos se han unido en este proyecto que comenzó en diciembre y culminó en marzo con la primera representación. - Foto: Valdivielso

Al principio, todo eran dudas entre los alumnos de dos grupos de cuarto de la ESO del instituto Cardenal López de Mendoza. Las expectativas eran mínimas o inexistentes, pero fueron haciéndose presentes a medida que avanzaba el tiempo. Comenzaron en diciembre a trabajar en este proyecto, que culminó en marzo con su puesta en escena y que ha tenido como colofón un reconocimiento autonómico. Aquel escepticismo ha dado paso al «orgullo» de haber conseguido llamar la atención con su adaptación de la fábula Rebelión en la Granja, del británico George Owell.

Fue la profesora de Lengua y Literatura Inés Andrés la que embarcó a los estudiantes en esta aventura escénica y a la que después se sumaron varias compañeras del centro, abarcando otras disciplinas como la Historia y la Música, además de implicar a distintos departamentos como el de Plástica, Biología, Inglés o Valores Éticos. La escasa participación de los jóvenes en clase se transformó en motivación a medida que iba avanzando la obra y se sucedían los ensayos. «El primero fue horrible», reconoce Sara Alcalde, una de las protagonistas de la obra, donde un grupo de animales se rebela contra los humanos y crea su propio sistema de gobierno que después resulta ser igual de tirano. El mensaje es claro: «Un no rotundo a las dictaduras». 

Los dos grupos leyeron primero la novela en clase y después, siguiendo las instrucciones de Andrés, escribieron el guion de las siete escenas «más impactantes», a lo que siguió el reparto de los personajes, el montaje y la puesta en escena. Los primeros que la vieron fueron su compañeros de instituto, recibiendo parabienes tanto de estos como de los profesores. Más tarde se organizó una función especial para las familias y el público en general, que también sirvió para recaudar dinero (en torno a 500 euros) con destino a Ucrania y al entidad Autismo Burgos.

«Ha habido profesores que me han llegado a decir que se emocionaron y lloraron al ver la representación. Ha sido lo mejor del curso», asegura Andrés, quien destaca la importancia de que «profesionales del teatro» hayan reconocido también el trabajo. Con los alumnos ya más que motivados, dominando la escena, se procedió a la grabación de la obra para remitirla al Premio de Teatro Joven Buero, que organiza la Fundación Coca-Cola. Ganaron la fase regional y a finales de este mes llegarán a la final, en la se medirán con estudiantes del resto de comunidades. ¿Expectativas? Las opiniones difieren pero Vladimir Vladimirov Totov, estudiante de cuarto de Secundaria, se muestra optimista al respecto y manifiesta que «nada es imposible».

Con independencia de lo que ocurra, Totov se muestra «orgulloso» del trabajo realizado, que califica de una «experiencia muy bonita», mientras que Pascual reconoce haberse dado cuenta de lo mucho que le gusta el teatro tras haber redescubierto su afición. Julia Pascual destaca el interés que suscita la novela, «aunque no te guste leer», y que la experiencia nunca se les olvidará «ya que probablemente no lo volvamos a hacer en clase».

Los comentarios de los estudiantes no pueden ser más positivos y Alcalde destaca el trabajo en equipo, esa difícil tarea de «ponernos de acuerdo» entre dos grupos y que provocó cierto descontrol en los primeros ensayos, y la «adaptación de un libro de política desde cero, teniendo en cuenta lo que vivimos hoy en día con la guerra en Ucrania». Mario Barbero, por su parte, aún no se cree lo que ha vivido y recuerda las dudas que provocó al principio la propuesta. «No lo voy a olvidar en la vida», señala. Una frase que se repite de forma constante en los comentarios que han plasmado en el guion y guarda Andrés como un tesoro.

Totov reconoce que las tablas han despertado su vocación y el próximo curso podrá seguir subiéndose al escenario, al igual que el resto de compañeros, debido a que esta experiencia no se quedará en Rebelión en la Granja. La docente avanza su intención de recuperar el grupo de teatro con el que contaba en instituto López de Mendonza antes de la pandemia.