scorecardresearch

El granizo daña 700 hectáreas de cereal en Valle de Valdelucio

FERNANDO TRESPADERNE
-

Los agricultores exigen responsabilidades a la Junta «porque tenía que estar cosechado, pero nos obligaron a parar y nos han jodido la cosecha», afirman. Asaja estudia acudir a la Justicia

Daniel Bravo, de Villaescobedo, muestra cómo la piedra descabezó las plantas en la franja de fincas afectadas por la fuerte tormenta. - Foto: Jesús J. Matías

En circunstancias normales todo el cereal de la provincial tenía que estar ya cosechado y almacenado, incluido el que se siembra en la zona norte, la más tardía, pero lo cierto es que esta campaña está siendo atípica por las restricciones impuestas por la Junta para cosechar y todavía hay fincas en las que no han entrado las máquinas, y que están expuestas a que una tormenta de granizo termine rematando un año que no está siendo bueno. Esto es lo que ocurrió en la tarde de miércoles en el Valle de Valdelucio, donde una fuerte tormenta, con epicentro en el municipio de Villaescobedo, arrasó más de 700 hectáreas de cereal, según los datos de una primera valoración.

«En media hora se nos fue buena parte de la cosecha porque primero cayó piedra que, al impactar contra la planta muy seca, tiró todas las espigas y luego agua», manifiesta Daniel Bravo, agricultor de Villaescobedo afectado por la tormenta, quien exige responsabilidades a la Junta, «porque nos privó de cosechar, solo lo hemos podido hacerlo dos días, y nos han jodido la cosecha», reitera este agricultor «muy cabreado porque las restricciones para cosechar solo las ponen aquí, que somos cuatro pelados, esto no lo hacen en otras comunidades más pobladas».

Bravo culpa a la Junta de los daños, «porque si nos hubiera dejado realizar nuestro trabajo solo nos hubiera afectado al diez por ciento de la superficie no al noventa como ha ocurrido, ya que el resto estaría cosechado, pero la piedra nos ha pillado con solo el diez por ciento cosechado», asevera este agricultor que se hace eco del malestar del colectivo por las restricciones extraordinarias de la Junta, a las que suma las horas que no han podido cosechar por las condiciones climatológicas, «es decir que hasta ahora solo hemos podido cosechar dos días en total».

Por lo que respecta a los daños en esas 700 hectáreas de cereal, repartidas por las localidades de Villaescobedo, Quintanas de Valdelucio, Fuencaliente,Renedo y Llanillo, Bravo señala que varía según los términos y pueblos, «oscilando entre un 20 y un 50 por ciento, la media será aproximadamente del 40%», asegura este agricultor. 

En el mismo sentido se manifiesta Luis Ángel García, agricultor de Quintanas de Valdelucio, quien también culpa de la situación a la Junta e insiste en que «podíamos tener el verano en casa desde hace días», a la vez que afirma que la gente «no entiende porqué se ha castigado a los agricultores parando las cosechadoras cuando luego dicen que los incendios han sido provocados». García se pregunta «quién va a correr con estos daños».

A los tribunales. Desde Asaja, su presidente, Esteban Martínez, se ha puesto en contacto con los agricultores afectados por el granizo para analizar la situación y estudiar posible acciones. «Vamos a explorar la legalidad o no de las restricciones de la Junta y a exigir daños y perjuicios si los tribunales consideran que la medida no se ajusta a la legalidad porque nos han impedido trabajar parte de los 15 días en los que recogemos para vivir todo el año», afirma Martínez.

Al margen del cereal el granizo causó daños en otros cultivos arraigados en la zona, como la patata y el girasol, «aunque menos cuantiosos», matiza Bravo, quien señala que para recuperar las fincas de patata será necesario realizar al algún tipo de tratamiento, mientras en el caso del girasol están saliendo las flores y los daños son menores, «pero además este año hay muchas menos hectáreas sembradas».