scorecardresearch

CCOO exige más prevención por la alta siniestralidad laboral

SPC
-

En 2021 se produjeron 27.960 accidentes de trabajo en la Comunidad

Accidente laboral con dos fallecidos en la fábrica burgalesa de Gonvarri ocurrido el pasado mes de agosto. - Foto: Ricardo Ordóñez (Ical)

CCOO Castilla y León exigió hoy más prevención y más recursos para luchar contra la alta siniestralidad laboral. Durante el pasado año de 2021 un total de 52 personas perdieron la vida al acudir a su puesto de trabajo en Castilla y León. El secretario de Acción Sindical, Salud Laboral y Medio Ambiente de Comisiones Obreras de Castilla y León, Fernando Fraile Sanz, manifestó que desde el sindicato exigen a las empresas el estricto cumplimiento de la Ley de Prevención de Riesgos Laborales, que es una normativa clara y garante en prevención, para que ningún trabajador pierda la vida en accidente de trabajo.

En 2021 se produjeron un total de 27.860 accidentes de trabajo en la Comunidad, 3.581 accidentes más que en el 2020, lo que supone un incremento del 14,75 por ciento. De los cuales 27.599 fueron leves y 209 graves con 52 decesos. 

Los últimos datos oficiales muestran una vuelta a niveles de accidentabilidad previos a la pandemia, destacando negativamente el incremento de la siniestralidad en los sectores de construcción y servicios, según el sindicatos. "Estos son dos de los sectores donde la precariedad y la permisividad campa a sus anchas, permitiendo a los empresarios sortear la Ley de Prevención de Riesgos Laborales. Una precariedad que es caldo de cultivo en la mayoría de los accidentes laborales", señaló.

De los 52 accidentes mortales, la mayoría se hubieran podido prevenir ya que se trata de golpes, caídas, atrapamientos, aplastamientos y atropellos. Tres de estos accidentes se han incorporado a las estadísticas a final de año, al constatar que se trataba de accidentes de menor gravedad que finalmente habían devenido en el fallecimiento de la persona trabajadora.

Estas cifras evidencian una siniestralidad que tiene su origen en la ineficacia o inexistencia de las condiciones de seguridad mínimas. En palabras de Fraile Sanz, "es determinante acabar con esta lacra. Para ello debe existir un compromiso firme por parte de los empresarios con la seguridad y la salud de las personas trabajadoras, así como con una adecuada y estricta vigilancia del cumplimiento de la normativa por parte de las diferentes administraciones y organismos con competencias en prevención de riesgos laborales", remarcó

De los 52 accidentes mortales, diez fueron accidentes 'in itinere' y 15 decesos fueron por lesiones no traumáticas como infartos e ictus, daños relacionados directamente con la organización del trabajo y el estrés. 

"La elevada cifra de siniestros nos depara 25.377 accidentes en jornada laboral y 2.483 "in itinere", 531 más que en el 2020, lo que supone un alarmante incremento del 27,20 por ciento.

Por grados de lesión se ha producido un aumento de 3.080 accidentes leves (+13,96 por ciento) y una disminución de siete accidentes graves (-3,61 por ciento) y de 23 accidentes mortales (-35,38 por ciento)

Por sectores de la actividad se aprecia un ascenso de siniestralidad en el sector servicios y construcción, registrándose 2.680 accidentes más que en el mismo periodo de 2020 (+24,52 por ciento) en el sector servicios, y en construcción con 485 accidentes más (+15,52 por ciento). 

Por provincias, el número de accidentes con baja en jornada de trabajo registrado ha aumentado en todas ellas. Burgos ha sido la provincia que ha experimentado un mayor incremento de accidentes con baja en jornada de trabajo, 855 accidentes más, es decir un ascenso del 19,92 por ciento.

En los datos de este año destaca el incremento de accidentes in itinere, sobresaliendo Soria como la provincia que refleja un mayor incremento de accidentes en este capítulo, con un 64,86 por ciento, seguida de Zamora con una subida del 51,35 por ciento. 

Enfermedades laborales

Por su parte, las enfermedades laborales con baja confirman la tendencia al alza de los últimos seis meses, alcanzando a finales del 2021 las 406 enfermedades profesionales con baja. Esto que supone un incremento del 12,47 por ciento. Así, durante el pasado 2021 se declararon 45 enfermedades profesionales con baja más que durante el 2020. Por provincias, las enfermedades profesionales han aumentado en Burgos, León, Salamanca, Segovia, Soria, Valladolid y Zamora, disminuyendo en Ávila y registrando la misma cifra en Palencia.

"Nos encontramos con una realidad incómoda para muchos, e inasumible para otros, que es la relación estrecha entre trabajo y accidente de trabajo. El centro de trabajo no debe ser un campo de batalla en el que se pueda perder la vida", indicó.

Para CCOO Castilla y León ya es hora de poner encima de la mesa esta "siniestra" realidad con políticas activas de verdad en la lucha contra la siniestralidad laboral asentadas mediante una formación e información específica y adecuada a la realidad de los trabajadores y las trabajadoras en cada centro de trabajo. "Todo ello para que los trabajadores no pierdan la vida en su puesto de trabajo y para que ningún empleado o empleada sufra un daño en su estado de salud", concluyó para exigir más recursos para acabar con la siniestralidad laboral , más inspecciones y más sanciones para que los empresarios negligentes no tengan la percepción de que su irresponsabilidad pueda quedar impune.