El juez rechaza parar las obras del parque de la Cruz Roja

I.E.
-

El fallo señala que la ciudad puede resarcir a RFS si la Justicia atiende su recurso contra la decisión municipal de anular su adjudicación

Las obras continúan en el parque burgalés. - Foto: Alberto Rodrigo

El Juzgado de lo Contencioso Administrativo 1 de Burgos ha rechazado suspender las obras del parque de la Cruz Roja. La empresa RFS había solicitado su paralización después de recurrir también por vía judicial la decisión del Ayuntamiento -en el anterior mandato- de anular la adjudicación de la ejecución de la reforma a la citada constructora.  
A la espera de que el órgano judicial se pronuncie sobre la pretensión principal de dicha compañía, el magistrado entiende que no hay que suspender los trabajos ya iniciados por el área de Vías Públicas a través de la empresa Jacinto Antón, pues "no se aprecian perjuicios que sean de imposible o difícil reparación por parte del Consistorio". Así, "si el recurso principal fuese estimado -continúa el fallo- el Ayuntamiento podrá resarcir" a RFS "para compensar el perjuicio  causado con otra obra o económicamente, pero en ningún caso dicho perjuicio será irreversible". Añade la resolución que la ciudad "dispone de otras obras análogas que pueden ser adjudicadas" a la empresa para "afrontar el daño económico que en su momento pueda cifrarse".
Sin embargo, desde RFS advierten de que con la demanda la empresa "no busca una compensación económica", lo que reclama es que el Consistorio "respete la adjudicación aprobada en 2017" y que después anuló tras divergencias surgidas en una comisión de Medio Ambiente". "Tenemos una empresa con 50 empleados y lo que queremos es trabajar, hacer la obra como se nos encargó en un principio y pagar las nóminas; no queremos otra cosa", se lamentan desde la compañía.
Hay que recordar que en el año 2017 el Ayuntamiento licitó la reforma del parque de Cruz Roja, un procedimiento al que concurrieron 17 empresas. Ganó RFS, pero al poco tiempo el propio Consistorio decidió que no se ejecutaran los trabajos porque el proyecto no respetaba el espíritu de Leandro Silva, el paisajista que lo diseñó en su día. Para ello, se quejan en la constructora, "no se dictó ningún informe que motivara tal decisión ni que demostrara que se hacía por interés público". 
Sin embargo, ya en el presente mandato, la actual Corporación decidió llevar a cabo las obras con la Brigada, a lo que se opone la empresa que en su día resultó adjudicataria, tal como detalló en el recurso judicial todavía no resuelto judicialmente.