scorecardresearch

Más frecuencias de tren, pero la demanda sigue estancada

L.M.
-

Transportes defiende que ya circula el 88% de los convoyes que lo hacían antes de la pandemia, pero los sindicatos siguen echando en falta muchos

Según Renfe, la demanda es un 41% inferior a antes de la crisis. - Foto: Alberto Rodrigo

El estallido de la pandemia vino acompañado de una drástica reducción de las frecuencias de tren que tienen Burgos como destino, salida o lugar de paso. La estación, ya de por sí escasa de trasiego de pasajeros, se vio aún más solitaria que nunca, estampa que se repitió en la de Miranda. Durante los últimos meses Renfe ha ido restableciendo la circulación de los convoyes, y según asegura en una respuesta por escrito a varios diputados de Vox en el Congreso, a finales de septiembre se situó en un 88% en comparación con antes de la pandemia.

Este porcentaje ha crecido ligeramente desde el 80% que se registró en junio, pero los sindicatos consideran que las cifras que aporta el ente público están muy alejadas de la realidad. Por ejemplo, aseguran desde el Gobierno que desde julio se han incrementado los trenes entre Madrid y Burgos, con siete servicios más semanales por sentido entre ambas ciudades, pasando de 16 circulaciones a 30. Esta afirmación choca frontalmente con la denuncia de CCOO, que asegura que la conexión Vitoria-Madrid que paraba en Miranda a las 7 de la mañana y en la capital castellana a las 8 sigue siendo «inexistente» a pesar del buen horario para muchos trabajadores de ambas ciudades.

«El interés de que retomen las circulaciones que se perdieron no solo redunda en los viajeros, sino también en los maquinistas, en el personal de venta de billetes y en los interventores», defiende Javier Domínguez, secretario provincial de CCOO en el sector ferroviario y presidente comité de empresa de ADIF en la provincia. También lamenta la supresión sine die del Alvia entre Barcelona y Gijón o del Intercity que cubría el recorrido entre Irún, Bilbao, A Coruña y Vigo y que hacía un alto en su camino en Burgos.

«Hace menos de un mes se desconvocó una huelga cuyo primer punto sostenía la recuperación de las circulaciones anteriores a la pandemia, pero aquí no se está hablando de nada de eso», denuncia Domínguez. Estas carencias que sacan a la luz desde el sindicato son contrarias al argumento que defiende la propia Renfe en la respuesta parlamentaria.Según este organismo, el 88% de servicios restablecidos frente a antes de la pandemia en Burgos «es una cifra más alta de la media que se registra a nivel estatal». Domínguez asegura que ya con anterioridad a marzo de 2020 el operador fue cancelando frecuencias alegando bajos niveles de usuarios.

Menos pasajeros. Aporta el organismo estatal a los diputados de Vox un dato revelador:la demanda de pasajeros acumulada entre enero y septiembre, según Renfe, es actualmente un 41% inferior a la registrada en ese mismo periodo de 2019, es decir, sin incidencia alguna del coronavirus.

Además, el Gobierno deja por escrito un nuevo brindis al sol con respecto alAVE. «La futura inauguración de la línea Venta de Baños-Burgos favorecerá las comunicaciones en la provincia y, con ellas, la consecuente demanda», apuntan en el escrito. Ahora solo queda que el interminable periodo de pruebas llegue a su fin y el primer AVE entre en la estación.