scorecardresearch

Quiñones avanza una «revolución» con 2.400 viviendas nuevas

SPC
-

El consejero destaca la apuesta por los jóvenes y el medio rural y anuncia que la Junta construirá 1.295 viviendas de 60 metros cuadrados en 12 promociones, con una inversión de 115 millones

El consejero de Medio Ambiente, Vivienda y Ordenación del Territorio, Juan Carlos Suárez-Quiñones (i), saluda al portavoz socialista en la Comisión, José Luis Vázquez. - Foto: Rubén Cacho (Ical)

Una revolución en el mercado de la vivienda de Castilla y León con la vista puesta en los jóvenes y el medio rural, que contará con una inyección económica de 212 millones de euros para lograr ampliar el parque público en 2.400 nuevas viviendas para compra o alquiler. Esta fue una de las principales novedades que el consejero de Medio Ambiente, Vivienda y Ordenación del Territorio, Juan Carlos Suárez-Quiñones, anunció ayer durante su comparecencia en las Cortes, donde detalló que para su venta se promoverán al menos 475 viviendas en el medio rural, con 53,5 millones de euros, y se incrementará el parque público en alquiler en 1.906 viviendas más, hasta llegar a las 4.627 viviendas, con una inversión de 158,4 millones de euros. A renglón seguido avanzó que se construirán 1.295 viviendas de 60 metros cuadrados en 12 promociones, con una inversión de 115 millones (54,4 de ellos procedentes de los fondos Next Generation), con el objetivo de impulsar la política del alquiler en la Comunidad para menores de 35 años, en el denominado modelo autonómico 'cohousing'. También en materia de vivienda, se aprobará la reducción del 20 por ciento del precio de compra de las viviendas de promoción pública para jóvenes de hasta 35 años, preferentemente en municipios del medio rural.

A ello se sumará una línea de avales de hasta el 20% de la hipoteca en función de los ingresos y el precio de la vivienda; mejora de las condiciones de las ayudas al alquiler para este colectivo; convocatoria de ayudas con cargo al Bono de Alquiler Joven y fomento de la promoción de vivienda protegida colaborativa, esto es, hogares independientes pero con zonas comunes, sufragando de manera compartida los servicios básicos.

El consejero se refirió también a las nuevas competencias sobre ordenación del territorio y reto demográfico.  «El desarrollo del mundo rural y la lucha contra la despoblación serán los ejes principales de las políticas de esta Consejería», sostuvo Suárez-Quiñones. A este respecto, señaló como retos de gobierno trabajar por el empleo y por el emprendimiento, apoyando a nuestras empresas y comercio rural; consolidar la fiscalidad diferenciada; mejorar, consolidar o implantar infraestructuras como la banda ancha.

Nueva normativa.

En el ámbito de la sostenibilidad ambiental y las infraestructuras hidráulicas, el consejero detalló que el punto de partida es la aprobación de la nueva ley de Cambio Climático y Transición energética de Castilla y León, que «permita contribuir a la consecución de los objetivos de la Unión Europea en este ámbito y aprovechar las oportunidades que para la economía y el empleo de la Comunidad supone este cambio de modelo».

Respecto a la gestión del agua, Suárez-Quiñones consideró la necesidad de aprobar una Ley autonómica sobre el agua que «garantice un aprovechamiento óptimo del recurso como factor de competitividad y que ordene la actividad en la materia», bajo una perspectiva de protección del recurso, en coordinación con las administraciones locales y la Consejería de Agricultura y Ganadería.

Por otra parte, avanzó que se renovarán en esta legislatura la flota de vehículos del operativo de lucha contra incendios forestales, se mejorarán varias bases aéreas y se incorporará nuevas tecnologías que faciliten la gestión de estos trabajos durante la presente legislatura, tal y como informa la Agencia Ical. Así, prometió un «incremento de efectivos» y la consolidación laboral de conductores de autobomba y mangueristas, personal de cuadrillas terrestres y helitransportadas y de centros de mando.