scorecardresearch

La mitad de los 62 autobuses urbanos debe renovarse en 3 años

C.M. / Burgos
-

El PSOE recuerda que el contrato de rénting de 27 vehículos acaba en 2016 y no hay opción de compra, mientras que los 35 restantes tienen una antigüedad de más de una década

La actual flota de autobuses urbanos, integrada por 62 vehículos, se encuentra muy deteriorada como consecuencia de una falta de mantenimiento, lo que obligará al Ayuntamiento a tener que afrontar una renovación para lo que no tiene dinero, según alertó ayer el grupo municipal socialista.

27 autobuses fueron adquiridos en el año 2006 mediante la fórmula de renting a la unión temporal de empresas (UTE) Busbur, pero sin opción a compra y por un periodo de diez años, de modo que en octubre de 2016 se pondrá fin a este contrato, que incluía también el mantenimiento y otros servicios informáticos y que ha supuesto un gasto de 16 millones de euros. Los 35 vehículos restantes tienen más de 10 años. «Cuando finalice el contrato, la UTE Busbur se llevará los 27 autobuses porque son de su propiedad y el resto estarán próximos a ser retirados al no ser eficientes. Con los 16 millones que se le habrán pagado a la UTE en todo este tiempo se podrían haber adquirido 53 autobuses (con un coste medio de 300.000 euros) y tener renovada la totalidad de la flota. Hoy por hoy el Ayuntamiento es incapaz de acometer ese gasto, de modo que se volverá otra vez a la fórmula del renting de la totalidad de la flota», indicó el concejal Carlos Andrés Mahamud.

Según los cálculos de Mahamud, al tener que alquilar más autobuses mediante esta fórmula, el gasto anual para el Ayuntamiento alcanzará los 4 millones anuales. «Con esta situación Busbur volverá a verse beneficiada».

También denunció que cada vez se están produciendo menos revisiones preventivas de los vehículos, lo que agrava su estado. Por ejemplo, en 12 de ellos no funciona la rampa para que suban personas con discapacidad o carritos de bebés. «No entendemos que haya que pagar 35.000 euros a mayores de un contrato que ya incluye el mantenimiento. No hay ningún control», añadió.

Cabe recordar que la ampliación del contrato con Busbur para incluir otros servicios adicionales como el control de los paneles informativos de la línea del bulevar y mantenimiento informático motivó la polémica con el concejal responsable del servicio, Esteban Rebollo, porque en ella trabaja su hijo. «El mismo trabajo durante los tres meses anteriores lo realizó la empresa Etralux y cobró 4.800 euros, de modo que si lo extrapolamos a un año hubiera costado 19.5000. De modo, que se le ha quitado el contrato a una empresa más barata y con experiencia y se le da a Busbur a dedo por 16.000 euros más», indicó Mahamud.