scorecardresearch

Las obras de urgencia en la iglesia de Villatoro se inician en una semana

C.M. / Burgos
-

La actuación consistirá en la reparación del pórtico y en la colocación de testigos para comprobar la evolución de las grietas. Costará 11.600 euros y durará entre 15 y 20 días

El templo se encuentra cerrado desde junio después de que la ITC fuera negativa. - Foto: Patricia González

 
Las obras de urgencia en la iglesia de El Salvador de Villatoro se iniciarán el próximo mes de noviembre después de que la parroquia haya adjudicado los trabajos a Construcciones Vidal Sáez Terán y Jenaro por un importe de 11.600 euros. Los trabajos consistirán en la reparación del pórtico y en la colocación de testigos para comprobar el avance de las grietas detectadas en el edificio, que motivaron que el Ayuntamiento decretase su clausura en junio.
Las obras durarán entre dos y tres semanas y ya cuentan con la correspondiente licencia municipal, de modo que se iniciarán en cuanto se firme el contrato con la constructora, previsiblemente en una semana o diez días.
Se trata de la primera intervención que se acometerá en el templo a la espera de lograr financiación para otra más ambiciosa que incluye la reparación de la cubierta, el sellado de las grietas y fisuras con grapas, la realización de un estudio sobre la cimentación o la remodelación de la instalación eléctrica y la señalización y evacuación de incendios para adecuarla a la normativa. También se deberá actuar en la consolidación de los cimientos de la tapia del cementerio, que está anexo al templo. 
Todas estas obras deben acometerse si se quiere volver a reabrir el templo después de que fuera clausurado en junio cuando la Inspección Técnica de Construcciones (ITC) a que fue sometido resultara negativa y los técnicos recomendaran su cierre al tratarse de un espacio público.
La colocación de los testigos servirá para comprobar la evolución de las grietas debido a que a simple vista no se puede saber si se deben al asentamiento del edificio o a la inestabilidad del subsuelo. La concejala de Licencias, Dolores Calleja, estima que los testigos deben permanecer colocados durante dos veranos y dos inviernos para su evolución y tomar una decisión definitiva sobre la actuación que requiere. 
La intervención tendrá que esperar a la obtención de fondos por parte de la parroquia aunque la Diócesis anunció hace unos meses que colaboraría a través de la Campaña Pro-Templos. 
Por otro lado, la Parroquia de San Gil ha solicitado licencia de obras al Ayuntamiento para iniciar la intervención en el templo después de seleccionar a la empresa encargada de acometerlas. Esta primera fase se centrará en la colocación de una rampa en la entrada de la calle San Francisco y otra en la sacristía, en la restauración de la subida que da al Arco de San Gil y la restauración de la portada sur. En el año 2015 llegará una segunda fase (fachada occidental), que correrá a cargo de la Junta. Ambas intervenciones costarán unos 300.000 euros.