scorecardresearch

Oportunidad única en un Coliseum a reventar

C.P.
-

El Hereda San Pablo necesita agarrarse a la salvación con una victoria frente al Unicaja, que llega a Burgos mermado por las bajas y con el objetivo de colarse en Europa el próximo año

Renfroe (i.), Benite y Marc García, durante un entrenamiento en el Coliseum. - Foto: Jesús Javier Matías

Las opciones de salvación del Hereda San Pablo han ido mermando semana tras semana hasta quedarse reducidas a la mínima expresión. A falta de tres jornadas para la conclusión de la Liga Endesa, los burgaleses están metidos en puestos de descenso con solo nueve victorias, pero todavía dependen de sí mismos para lograr la ansiada salvación. Eso sí, necesitan ganar los tres partidos que quedan o al menos dos si quieren pelear por seguir una temporada más en la élite del baloncesto español. De momento, hoy tienen una magnífica oportunidad en la visita del Unicaja a las orillas del Arlanzón.

El Coliseum presentará una entrada espectacular para apoyar a los suyos en el momento más delicado desde que están en la ACB. Casi 10.000 gargantas se darán cita en la tarde de hoy en el recinto burgalés con la esperanza de que su equipo le brinde una victoria un mes medio después. Hay que remontarse hasta mediados de abril para recordar un triunfo, el que consiguió en la visita del Joventut de Badalona. Es más, la afición azulona tan solo ha visto ganar a los suyos en casa en cuatro ocasiones esta temporada.

Pero ya no vale de nada echar la vista atrás. No hay tiempo para lamentarse. Al Hereda San Pablo solo le queda sacar adelante los compromisos que restan y lo tendrá que hacer sin el lesionado Dani Díez, su mejor jugador durante la presente campaña. Por lo demás, Paco Olmos, técnico azulón, tendrá a su disposición a todos sus efectivos y deberá hacer un descarte. Todo apunta que bien Kristian Kullamae o bien Aleksej Nikolic se quedarán fuera de la convocatoria.

Sí estará, sin embargo, el recién fichado Cady Lalanne, quien jugará por primera como local en el Coliseum después de haber dejado buenas  en su debut ante el MoraBanc Andorra.  Su actuación, al igual que la de Landry Nnoko, pueden resultar decisivas en el devenir del choque, pues el juego interior ha sido un quebradero de cabeza para los malagueños esta temporada.
Los dos pívots del San Pablo vivirán una bonita batalla con Dejan Kravic, que regresa por primera vez a Burgos desde su salida a principios de año. Su bajo rendimiento este curso provocó su adiós, pero no hay que olvidar que fue una pieza fundamental en los éxitos burgaleses la campaña anterior. Su llegada a Málaga ha dado más consistencia al Unicaja por dentro, así como  la incorporación de Cameron Oliver, que vendrá  alColiseum mermado por un proceso vírico.

El estado de salud de Oliver no es el único contratiempo para Ibon Navarro, técnico de los andaluces, que tendrá las bajas seguras de Carlos Suárez, Tim Abromaitis y Francis Alonso, así como las dudas de Darío Brizuela, Alberto Díaz, Jonathan Barreiro, Alberto Díaz y el ya mencionado Oliver. De hecho, no le ha quedado más remedio que completar la convocatoria con el júnior Mario Saint-Supery.

(Todos los detalles sobre este vital partido, en la edición impresa o aquí)