scorecardresearch

Achacan 2 delitos en Losa al inductor de asesinar a Ardines

A.C. / Valle de Losa
-

El Juzgado de Villarcayo instruye diligencias por una plantación de marihuana, en la que la juez sostiene que Nieva colaboró como electricista en 2018

Pedro Nieva, en el banqillo del Tribunal Superior de Justicia del Principado de Asturias durante su declaración hace unos días.

El concejal de Izquierda Unida Javier Ardines fue asesinado el 16 de agosto de 2018 en la localidad de Belmonte de Pría en el concejo de Llanes. En aquellas mismas fechas, la Guardia Civil desarrollaba la operación Mariateza e investigaba en el Valle de Losa una plantación de marihuana indoor, que fue descubierta finalmente en noviembre de 2018 y por la que fueron detenidas tres personas, entre ellas Pedro Nieva, quien estos días se sienta en el banquillo del Tribunal Superior de Justicia del Principado de Asturias como presunto inductor del asesinato. Nieva es considerado colaborador como electricista en el montaje del suministro eléctrico de la vivienda, donde aparecieron 998 plantas de cannabis, según un auto del Juzgado número 1 de Villarcayo, que instruye la causa y al que ha tenido acceso DB. La jueza ve indicios de criminalidad para imputar a Nieva dos delitos, uno contra la salud pública y otro de defraudación del fluido eléctrico.

El azar quiso que fueran muy cercanos en el tiempo el asesinato del edil asturiano y la detención de Pedro Nieva, junto a I.C.G., de 27 años entonces, y M.S.Z., de 41, los tres con residencia en Vizcaya, a consecuencia de la plantación entre las localidades de Lastras de Teza o Teza de Losa, ambas muy próximas entre sí. Apenas tres meses separaron ambos hechos, aunque la detención por el asesinato no llegaría hasta febrero de 2019.

La Guardia Civil señalaba entonces que la casa alquilada en el Valle de Losa a un matrimonio vizcaíno, que nada tenía que ver con los delitos que allí se cometieron, contaba con un «sofisticado enganche clandestino soterrado en el jardín». Los agentes localizaron en la casa, tras una investigación y seguimientos a quienes acudían a cuidar de la plantación, nada menos que 92 lámparas, 32 ventiladores y 12 extractores. Todo ello suponía un consumo eléctrico que rebasaba con mucho la potencia contratada por los dueños de la vivienda.

El auto del Juzgado de Villarcayo considera que si todo aquel montaje disponía de suficiente suministro eléctrico fue por que «contó con la colaboración de electricista Pedro Nieva, quien conociendo la plantación de marihuana que había dentro de la vivienda, practicó una conexión clandestina, colocando en el garaje de la vivienda un generador industrial de 75 kilovatios de potencia».

Según el último auto del procedimiento abreviado que se sigue contra Nieva en el Juzgado de Villarcayo, Ibedrola detectó «en tres ocasiones conexiones clandestinas». La primera de ellas el 11 de junio de 2018, «cuando se personaron técnicos de Iberdrola en la vivienda y tras realizar una comprobación de intensidades en la acometida procedieron al corte del suministro». La compañía observó entonces picos de consumo de hasta 25 kw cuando la casa tenía contratado un máximo de 3,4. La segunda conexión clandestina fue detectada en octubre de 2018, poco antes de la detención de los presuntos responsables de la plantación y el registro de la casa. De nuevo se cortó el suministro al haber puntas de consumo de 20 kw. En días posteriores se volvió a reanudar la conexión clandestina. En total Iberdrola, que se personó en la causa como acusación cifra la energía defraudad a 7.077 euros. En aquella casa se localizaron 14,5 kilos de marihuana en bruto, valorada en 5.021 euros.

En marzo pasado, el Juzgado de Villarcayo indicaba en un auto que iba a trasladar las diligencias «al Ministerio Fiscal y a las acusaciones para que, en el plazo común de diez días, soliciten la apertura del juicio oral formulando escrito de acusación o el sobreseimiento de la causa...». Pero desde la Fiscalía afirman que «está pendiente de notificación a las partes el auto de procedimiento abreviado», con lo que aún no ha presentado su escrito de acusación. Por el caso Ardines, Pedro Nieva, quien podría haber encargado el asesinato por celos al conocer la relación entre su mujer y el edil asturiano, se enfrenta a una petición de 25 años de prisión. En el asunto de Losa, la juez indica que las penas no superarán los 9 años.