scorecardresearch

Sin actividad el 58% del suelo de los polígonos ribereños

I.M.L.
-

Entre las cuatro zonas que hay en Gumiel de Izán, Milagros, Roa de Duero y Caleruega solo suman 34 empresas implantadas. Las parcelas gomellanas y las raudenses están todas vendidas a particulares

El polígono milagrense es el que refleja una menor tasa de actividad, el 17,8%. - Foto: DB

En la comarca ribereña existen cuatro polígonos industriales establecidos como tal, aunque otras localidades cuentan con suelo dedicado a la implantación de empresas pero sin regular o urbanizar completamente. Entre esas zonas reguladas suman un total de casi 420.000 metros cuadrados de superficie, de los cuales hay un 58% sin actividad. Eso supone 152.185 metros cuadrados con actividad, un 42% con un total de 34 empresas, mientras que hay cerca de 267.700 metros cuadrados sin ninguna empresa, traducido en parcelas sin actividad.

Mirando de manera independiente cada zona industrial, la que contabiliza una mayor tasa de actividad es la de Gumiel de Izán, que ocupa un total de 118.500 metros cuadrados, con un 63,9% con actividad por parte de 13 empresas y el global de las parcelas en manos de particulares. El alcalde de la localidad, Jesús Briones, destaca que la modernización de los servicios que ofrece este polígono industrial está despertando el interés por implantar allí nuevas empresas. «Acabamos de llevar hasta allí la fibra y estamos pendientes de la aprobación de las normas urbanísticas una vez que tengamos la depuradora, porque tenemos algunas nuevas empresas ubicadas en una nave ya existente y otra interesada en lo que aún queda por ocupar», reconoce el primer edil gomellano.

La otra localidad que cuenta con todo el suelo de su polígono industrial en manos privadas es Roa de Duero, donde la ocupación de parcelas es del 58% por parte de nueve empresas, del total de 50.300 metros cuadrados. Las expectativas puestas en que esta zona industrial podría revitalizar la economía raudense no han tenido la respuesta esperada por los empresarios de la zona. «No se ha creado todo el empleo que esperábamos, no hay muchos puestos de trabajo pero sí ha servido para dar solución a las necesidades de espacio de los empresarios», analiza el alcalde de Roa, David Colinas, que considera que la ubicación del municipio, lejos de las carreteras nacionales, puede ser un escollo para incrementar el tejido industrial raudense.

En el polígono industrial Alto Milagros se concentra la menor tasa de actividad de la zona, con un 17,8%, lo que se traduce en que de los 227.540 metros cuadrados de los que dispone sólo 40.458 están ocupados por un total de 11 empresas. Además, a diferencia de los dos anteriores, que tienen todo el terreno vendido, el promotor de este polígono todavía conserva el 58% sin vender. Para fomentar la implantación de empresas, el Ayuntamiento de Milagros aprobó la renovación de una bonificación del 35% de la cuota íntegra del impuesto de bienes inmuebles de naturaleza urbana de la zona del polígono industrial, con una vigencia de dos años a partir de 2022. «Lo más importante es que se ubiquen empresas aquí. Consideramos que lo lógico es apoyar buenos proyectos que generen empleo», subraya el alcalde milagrense, Pedro Luis Miguel.

La última incorporación en la oferta de polígonos industriales es el de Caleruega, con casi 23.500 metros cuadrados, de los que ya hay 6.532 con actividad por parte de una empresa. En cuanto al porcentaje del suelo que sigue en manos del Ayuntamiento promotor, este alcanza el 72,13% de la superficie total, aunque es el polígono industrial ribereño que menos suelo sin actividad tiene.