scorecardresearch

La deuda municipal con proveedores y asociaciones es de 21,4 millones

C.M. / Burgos
-

La concejala socialista Carmen Hernando critica que se pague a las empresas en detrimento de otros colectivos sociales que indirectamente prestan servicios al Ayuntamiento

La deuda del Ayuntamiento con sus proveedores y otros colectivos a 30 de septiembre de 2013 es de 21,4 millones de euros, lo que supone 400.000 euros más respecto al trimestre anterior, según los datos facilitados ayer por la concejala socialista Carmen Hernando basados en la ejecución del plan de ajuste que se aprobó para poder solicitar un préstamo de 23,5 millones de euros del denominado Plan Montoro.

Hernando lamentó que se esté priorizando a las empresas en el pago a las facturas en detrimento de las asociaciones y otros colectivos, que también necesitan de la ayuda municipal. «El concejal de Hacienda, Salvador de Foronda, está muy preocupado en que los plazos de pago vayan bajando y, sin embargo, como el plazo de pago a estos colectivos no se contabiliza no le importa y los va relegando porque no quedan reflejados en los informes. Estas asociaciones culturales, sociales o deportivas están prestando un servicio que no está prestando el Ayuntamiento y pasan dificultades. De Foronda paga a proveedores directos, pero no a indirectos o a proveedores cuyas facturas no están registradas», apuntó la concejala del PSOE.

También denunció que el equipo de Gobierno está haciendo hincapié a la hora de cumplir con las medidas del plan relativas a los ingresos, pero no así en el caso de los gastos. Respecto a los primeros aseguró que se ha logrado incrementar gracias la subida de la tasa de basuras (589.927 euros más de los previstos respecto al mismo periodo de 2011), la tasa de vados (43.111 euros más), a la recaudación en vía ejecutiva (931.650 euros más) o a la recaudación de los expedientes tramitados desde Inspección (1,8 millones de euros de incremento)

Por lo que se refiere a la reducción de los gastos, Hernando aseguró que solo se han cumplido estas medidas en un 2%, de modo que solo se han logrado reducir en 128.000 euros. «El Ayuntamiento no tiene inconveniente en subir los tributos y así aumentar los ingresos, mientras que no es tan cumplidor en el caso de los gastos», añadió.

Discrepancias

La concejala socialista discrepó de los ingresos contabilizados por el concejal de Hacienda a través de la Inspección de Tributos y que cifró en 8,6 millones de euros. Se trata de tributos y tasas que no se han estado pagando durante años. «Una cosa es lo que se liquida por esta vía y otra lo que se ingresa realmente. Según los informes técnicos se han ingresado 4,1 millones», apuntó.