scorecardresearch

Burgos Este no logra reponer las grandes empresas cerradas

G. ARCE
-

La antigua fábrica de Tobepal, el complejo de naves-nido Gala, los viejos concesionarios vacíos y varias firmas frente a la Aduana llevan décadas sin uso, sin venta y siendo blanco de las pintadas

Una fase de las naves-nido del complejo Gala, junto a la Ronda Este y en las traseras de la fábrica de Campofrío, permanecen sin terminar desde hace más de una década.

En el polígono Burgos-Este se activan cada jornada más de 1.200 empresas, desde grandes multinacionales de referencia en sus sectores y con una dilatada trayectoria hasta pequeñas pymes comerciales, talleres de todo tipo y espacios deportivos de nueva implantación. Es, junto a Villalonquéjar, uno de los corazones económicos de la ciudad consolidado por más de 60 años de trayectoria, generador de más de 18.000 empleos y con una amplísima oferta de servicios y producciones. Pese a ello, esta zona industrial de más de 3,5 millones de metros cuadrados de superficie bruta muestra varios espacios muertos, algunos muy deteriorados e incluso en estado ruinoso que empobrecen la imagen del resto de empresas y del conjunto de una capital industrial.

La asociación empresarial del polígono ha mostrado su preocupación por la pobre imagen que ofrece sobre todo su arteria principal, la N-1. En la misma, muy cercanos a emblemas industriales como Bridgestone o Cerámicas Gala existen dos puntos negros. Las naves de la vieja fábrica de Tobepal cumplen 20 años sin actividad en el kilómetro 243 y tanto su frontal como sus traseras (a la calle Fernando Dancausa) presentan un grave estado de deterioro con grafitis, cristales rotos, óxido, suciedad y malas hierbas.

(Más información, en la edición de papel de hoy de Diario de Burgos)