scorecardresearch

El Consejo de Cuentas insta a la UBU a invertir más

DB
-

También aconseja a la Universidad de Burgos que utilice el excedente de tesorería para mejorar su rentabilidad

El Consejo de Cuentas insta a la UBU a invertir más y a utilizar el excedente de tesorería para mejorar su rentabilidad. - Foto: Jesús J. Matías

El Consejo de Cuentas ha entregado en las Cortes de Castilla y León el informe 'Análisis de la situación económico-financiera de la Universidad de Burgos y de sus entes dependientes', en el cual considera que la UBU "debe aumentar el grado de ejecución de los distintos capítulos del presupuesto, sobre todo de las operaciones de capital, concretamente de las inversiones reales, cuyo indicador en 2020 muestra una caída acentuada". Además, aconseja a la institución académica "vigilar y en su caso corregir el comportamiento de algunas magnitudes de gasto corriente en bienes y servicios, como las referidas a las partidas de material de oficina y trabajos realizados por empresas y profesionales que experimentan una tendencia creciente en el periodo fiscalizado".

Como consecuencia de las conclusiones del trabajo, el Consejo de Cuentas de Castilla y León considera que la UBU debe valorar si el servicio de auditoría interna cuenta con una adecuada dotación de recursos para el cumplimiento de los fines del control interno o, incluso, la necesidad de mejorar su estructura, permitiendo así avanzar y mejorar en el desempeño de sus funciones.

Por otra parte, asegura que "debe acelerar todo lo posible el proceso de elaboración y discusión de su presupuesto para conseguir que su aprobación se produzca antes del 1 de enero del ejercicio al que correspondan, sin necesidad de acudir a la prórroga automática, y que constituya así un verdadero instrumento de planificación y control".

Por último, en un comunicado recogido por Ical, estima que la Universidad de Burgos "debe establecer fórmulas para utilizar el excedente de tesorería que contribuyan a mejorar la rentabilidad de la entidad, entendida ésta no exclusivamente en términos financieros, sino también en términos de potencial de servicio o beneficio de la colectividad".

Análisis del balance y resultados. El estudio señala que la evolución de las magnitudes que componen el balance pone de manifiesto que el total del activo y patrimonio neto y pasivo de la UBU entre 2017 y 2020 ha disminuido el 1 por ciento, pasando de 125,7 millones a 124,3 millones. 

El endeudamiento con las entidades de crédito, que venía siendo importante, se va minorando cada anualidad, alcanzando a finales de 2020 un importe de 1,7 millones. También presenta otras deudas consistentes en préstamos reintegrables y anticipos reembolsables de FEDER para proyectos de investigación.

Además, considera que los índices de liquidez reflejan capacidad para mantener un equilibrio financiero. "La solvencia de la UBU está fuera de toda duda y los valores de liquidez muestran una tendencia creciente. Ello supone una elevada capacidad para atender las obligaciones con vencimiento inferior al año y la existencia, de seguir con esa tendencia alcista, de un excedente de tesorería que no se rentabiliza", explican.

Por otra parte, el resultado económico-patrimonial ha sido negativo los dos primeros años y positivo los dos siguientes, con cierta disminución del importe en 2020 con respecto al ejercicio anterior. Considerando todo el periodo, la evolución ha sido favorable, con un incremento de 0,9 millones, pasando de -0,7 millones en 2017 a 0,2 millones en 2020. 

Los gastos totales del periodo aumentaron un 10,3 por ciento, 5,9 millones, mientras que los ingresos lo hicieron el 12 por ciento, 6,8 millones. Los gastos y los ingresos de gestión ordinaria, al igual que los gastos e ingresos totales, han aumentado todos los ejercicios, incrementándose más los ingresos que los gastos, aunque en desigual proporción, de ahí que el resultado de la gestión ordinaria que era negativo los dos primeros ejercicios ha pasado a ser positivo los dos últimos.

El indicador de cobertura total en 2017 y 2018 tiene un valor inferior a 100, cuando ha habido desahorro, y en 2019 y 2020 ese valor es superior a 100, lo que indica que ha existido ahorro, presentando una tendencia creciente.