Sin respaldo

ANA ISABEL ANGULO
-

Juan Antonio Gallego pierde el apoyo de los accionistas mayoritarios del Real Burgos, Ayuntamiento y Diputación, que le han pedido una auditoría de las cuentas de la Sociedad Anónima Deportiva

Sin respaldo - Foto: Patricia González

Juan Antonio Gallego recibió el voto delegado de los principales accionistas del Real Burgos SAD para volver a competir en 2011 y ahora se lo han quitado. Ayuntamiento y Diputación, que representan alrededor del 70% del accionariado, le han rechazado todos los puntos en la Junta General de Accionistas, celebrada el jueves, y le han exigido una auditoría de cuentas de los tres últimos años. Se ha quedado sin respaldo y su capacidad de maniobra en la SAD es mínima, ya que apenas cuenta con el 5% de las acciones.
 Gallego convocó Junta General de Accionistas a través del Registro Mercantil. La primera convocatoria estaba fijada para el día 19, pero no se presentó ningún miembro del Consejo de Administración. Sí lo hizo en la segunda -20 de diciembre-. También acudió el abogado David Garrote, en representación del Ayuntamiento de Burgos y de la Diputación Provincial, y otro accionista.
Tanto la memoria de actividades, como las cuentas de las pasadas campañas y el presupuesto para la temporada 2018/2019 no recibieron el visto bueno del 70% de los accionistas. Además se exigió al Consejo de Administración que realizara una auditoria de las cuentas de los tres últimos años.
Hay que recordar que el Real Burgos cesó su actividad deportiva el siglo pasado y que retomó Juan Antonio Gallego en 2011. Ayuntamiento y Diputación delegaron sus poder accionarial en el empresario para volver a la competición. Durante seis campañas alternó su actividad en Provincial y en Regional, ascendiendo en la temporada 16/17 a Tercera División. Descendió -tampoco compite en Regional- y el presidente emprendió una batalla judicial contra la Federación Territorial, quien ha terminando perdiendo las competencias de esta categoría.
En el transcurso de la Junta General de Accionistas se informó a Juan Antonio Gallego de que la delegación de las acciones del Ayuntamiento y de la Diputación ha finalizado. Se le habían confiado para un solo acto y en virtud a la ley vigente se le exime de la autorización del 70% de las acciones. Un capítulo más de un Real Burgos SAD, que dejó atrás una época gloriosa y ahora deambula sin pena ni gloria. Un capítulo, que no cierra nada.