scorecardresearch

Nuevo retraso de los puentes de la vía verde por la madera

A.C. / Medina de Pomar
-

El segundo concurso convocado a finales del mes de julio ha vuelto a quedar desierto, a pesar de que se dobló el presupuesto pasando de los 100.500 euros iniciales a 231.608 euros

La estructura de hierro está acabada a la espera de que llegue la madera para culminar la obra y poder abrir los puentes para los usuarios de la vía. - Foto: A.C.

La finalización de las obras del Camino Natural del Santander-Mediterráneo a su paso por la comarca de Merindades se han vuelto a encontrar un escollo en su ejecución, puesto que por segunda ocasión ha quedado desierto el concurso convocado por la firma pública Tragsa para la colocación de pavimento de madera en los doce puentes del trayecto. Ya sucedió el pasado mes de marzo cuando se licitó por 100.500 euros y de nuevo ha ocurrido de nuevo tras el concurso convocado a finales de julio y que elevó el presupuesto a 231.608 euros.

De nuevo, las empresas ofertan la ejecución del trabajo por cuantías superiores a las que plantea Tragsa, dado el fuerte encarecimiento que ha sufrido la madera desde que comenzó la guerra de Ucrania y la crisis energética. La empresa Albast S.L. presentó la mejor oferta al concurso, pero desde Tragsa se le invitó a subsanar documentación para llevar a cabo la adjudicación definitiva de los trabajos y la empresa no presentó los documentos en el plazo marcado que finalizaba el 26 de septiembre.

El concurso planteaba la colocación de tarima de madera de pino tanalizada en autoclave sobre 12 puentes que jalonan los 60 kilómetros de la vía verde entre Oña y Cidad Dosante, pasando por los municipios de Cillaperlata, Trespaderne, Cuesta Urria, Medina de Pomar, Villarcayo y la Merindad de Valdeporres. Se trata de 1.650 metros cuadrados de madera, que todo se antoja se pagarán muy caros, si la Dirección de Desarrollo Rural del Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación, quiere acabar la vía verde.

Mientras tanto, todo está listo en los puentes, donde se han concluido las tareas de tratamiento del óxido y pintado (544.000 euros)y se ha instalado la barandilla metálica, que fue adjudicada a la empresa Instamental el pasado verano por 180.045 euros. Así pues, solo falta la tarima para hacerlos accesibles y concluir una infraestructura, donde estos días se ultiman las tareas de señalización y colocación de los últimos detalles después de casi 4 años de obras.

El Ministerio señalaba a DB el pasado julio que preveía concluir las obras a finales de este año o en el primer trimestre de 2023. Pero la necesidad de volver a convocar un concurso para la colocación del pavimento de madera sobre los puentes previsiblemente volverá a retrasar esta fecha. El plazo de ejecución de la colocación de la madera era de tres meses en el último concurso, con lo que sumado a la tramitación de un nuevo concurso alargará el esperado final de obra.