Los vecinos de La Llana quieren ventanas en la medianera

C.M.
-

La actuación se presentó al Ayuntamiento hace diez días y tendría un coste de 120.000 euros

Recreación en pintura que acompaña al proyecto básico que firma el arquitecto Jesús Arribas. - Foto: DB

El arquitecto y experto en restauración de centros históricos Luis López Silgo lanzó la idea de convertir la medianera del número 14 de la Llana de Afuera en una fachada aprovechando la remodelación de este emblemático entorno a los pies de la Catedral (ver DB de 2-1-2020) y los vecinos la tomaron prestada. Tras unos meses de reuniones para estudiar costes y poner de acuerdo a los vecinos, contrataron a un profesional que plasmara la idea en un proyecto para abrir ventanas, balcones y miradores en la medianera, de modo que sea una fachada más de la casa. Hace diez días lo presentaron el Ayuntamiento y solicitaron licencia. 
Jesús Arribas, el arquitecto que ha elaborado el proyecto, apunta que los vecinos tienen derecho a realizar sus propias intervenciones en el edificio al convertirse en alineación principal tras la intervención para remodelar Las Llanas, según reconoce el Plan General de Ordenación Urbana. «El objetivo es hacer una continuidad urbana del paisaje residencial que hay en todo el entorno de la Catedral. Hay una tipología de edificaciones muy repetitiva y la solución dada para la medianera desviaría la atención», explicó.
La actuación tiene que contar con la aprobación de la Junta de Castilla y León, al estar en un entorno Patrimonio Mundial y ser la administración competente en materia de patrimonio, pero debe ser el Ayuntamiento el que remita el proyecto a esta institución. La idea es abrir ventanas, pequeños balcones y miradores similares a los que hay en el entorno. Las fachadas son las que hacen que ese entorno sea singular», añadió. 
El coste de la intervención rondaría entre los 120.000 y 140.000 euros, que los propietarios sufragarían. Uno de ellos recuerda que ninguno de los inmuebles que hay en el entorno de la Catedral da la espalda al monumento. «Si en su día expropiaron edificios para dejar libre el entorno de la Catedral, lo lógico es que el último edificio tenga vistas a ella, al igual que sucede con el edificio de la calle Diego Porcelos cuyas ventanas dan al templo y la entrada al portal es por la Llana de Afuera. Nosotros estamos abiertos a lo que quede mejor para el entorno», aseguró. 
También se han mostrado sorprendidos al conocer a través de las páginas de este periódico (ver DB de 1 de agosto)que Icomos rechaza que se puedan abrir huecos en la medianera, una decisión, opinan, que en cualquier caso debe tomar la Junta, que es la competente y no este organismo asesor de la Unesco. Sin embargo, en todo el largo y complejo proceso para la reforma de Las LLanas se ha tenido en cuenta sus informes, lo que ha ralentizado el inicio de la obras.
En opinión de los vecinos, «se ha empezado la casa por el tejado», dado que nadie les ha consultado  la actuación que se va a hacer en la medianera y para la que tienen que contar con su permiso al ser un inmueble privado. 
El edificio se construyó en el siglo XIX y los propietarios actuales recuerdan que hace 60 a sus antepasados el Ayuntamiento les propuso abrir ventanas pero no se llegaron a hacer. De hecho, en la parte que da al zócalo hay cinco pequeñas ventanas. 
Si la propuesta de los vecinos no sale adelante, la medianera se cubriría con cerámica, que recrearían el primer plano de ciudad de 1560, que finalmente ha autorizado Icomos y que en principio rechazó.