scorecardresearch

¿Calor en Burgos? Hizo más en 2019

F.L.D.
-

Segunda jornada consecutiva de altas temperaturas en la capital pero con la máxima, que fue de 35,6 grados a las 16 horas, inferior a la del día anterior y muy lejos del récord histórico de junio de 38,8 registrado hace tres años

En las horas centrales era habitual ver gente cerca de las fuentes para refrescarse. - Foto: Valdivielso

Abanico en mano, botella de agua en la otra y búsqueda incesante de la sombra. Este es el kit básico contra el calor. El compendio de todos los tópicos para combatir una sensación térmica clásica para esta época del año. Porque aunque siempre haya quien busque la coletilla de 'inusualmente' para calificar a las temperaturas altas siempre que no se den en julio o agosto, lo cierto es que la primera ola de esta temporada entra dentro de la lógica. Se supone que lo peor está por llegar, concretamente el día del Curpillos, cuando sí se prevé una máxima histórica para esa celebración. Por lo pronto, ayer los termómetros se quedaron en 35,6 grados, uno menos que el día anterior y lejos del récord del mes de junio de 38,8 alcanzado hace solo dos años. 

El 27 de junio 2019 se igualó, de hecho, el anterior registro más elevado desde que hay datos, que era de 2004. En un año caluroso como el actual, con semanas de sol sucediéndose desde mediados de mayo, los meteorólogos miran al cielo esperando que el listón quede más alto aún tras este verano. De momento, los mercurios no rompen su techo. Las previsiones hablaban de que ayer se debían superar las máximas del día anterior, cuando se alcanzaron los 36,2 grados, pero lo cierto es que, pese a que el sol fue más intenso durante más horas del día y que no cayó ni una sola gota de agua, se quedó seis décimas por detrás según la estación meteorológica de Villafría. 

Si hoy se alcanzan unos valores similares a los de los dos últimos días se confirmará que estamos ante la primera ola de calor del verano. Cabe recordar que para ganarse este calificativo es necesario superar los 34 grados durante tres jornadas consecutivas. Lo más probable, de hecho, es que estemos por encima en la capital hasta el viernes, cuando se prevé el Curpillos más caluroso de la historia. 

Los que acudan al parque de El Parral deberán hacerlo con bastante precaución, porque se esperan máximas de hasta 38 grados. No se descarta incluso que se pueda superar ese mencionado récord de hace dos años. A partir del sábado, las altas temperaturas darán una tregua gracias a una borrasca que traerá frío y chubascos. El tiempo estará revuelto la próxima semana, pero las predicciones hablan de que volverá a mejorar justo a tiempo para los Sampedros.