scorecardresearch

La reparación de Reyes Católicos costará 2,1 millones

C.M.
-

El equipo de Gobierno confía en contratar las obras tras el verano debido a que la licitación ha de publicarse en el Boletín de la Unión Europea. El tramo afectado lleva un año cortado

Se realizó un sondeo para conocer las causas del hundimiento. - Foto: Patricia

El coste de las obras que serán necesarias para solucionar el hundimiento en la avenida de Reyes Católicos se ha estimado en 2,1 millones de euros, según han avanzado hoy los portavoces del equipo de Gobierno, Nuria Barrio y Vicente Marañón. Se confía que el concurso esté adjudicado a finales de verano y puedan empezar los trabajos a lo largo del segundo semestre de 2022.

Según el estudio previo realizado, el problema se debe a la existencia de paleocauces, que son tramos de cauce que han sido abandonados por el cambio de curso de un río, en este caso del Vena. A lo largo del tiempo se han ido rellenando pero con materiales de mala calidad y ello ha provocado hundimientos. «Son rellenos antrópicos artificiales de mala calidad y, además, el estrato más superficial está compuesto de yesos y arcillas, que tienen mala calidad de sujeción. Ello añadido al paso constante de tráfico rodado ha provocado los hundimientos», indicó el concejal de Vías Públicas, Miguel Balbás.

La empresa Consulteco utilizó un georradar para realizar el estudio y buscar las cavidades y aguas subterráneas y también realizó catas en las zonas del hundimiento para conocer su alcance y realizar un estudio lo más exhaustivo posible. 

El problema de hundimiento afecta tanto a la calzada como a la acera y a la zona de aparcamiento en zona azul a ambos lados de la avenida. El peor parado es el situado junto a los Juzgados, donde desde febrero se cerró al tráfico uno de los carriles de circulación y también se colocaron balizas en parte del aparcamiento. El problema también ha provocado la deformación de un jardín que da al aparcamiento subterráneo junto a edificio judicial. Sin embargo, en los últimos meses se ha observado un aumento del hundimiento en el otro lado. 

A simple vista se puede comprobar el problema, aunque cuando se circula en coche se nota como sube y baja en las ondulaciones que se han producido en el asfalto. Desde hace años se detectó lo que estaba sucediendo y se fueron poniendo parches, pero el terreno acababa cediendo. Ahora el Ayuntamiento estudiará las propuestas que haga la adjudicataria del estudio, que previsiblemente pasarán por el relleno del subsuelo aunque se deberá establecer la fórmula y el material. El coste de la reparación obligará a realizar los arreglos por fases y será necesario consignar partida en las modificaciones presupuestarias previstas para 2022.