scorecardresearch

Burgos anota el tercer alza salarial más bajo del país en 2022

L.M.
-

Los sindicatos aseguran que los convenios en el sector del comercio apenas acuerdan incrementos de nóminas, lo que neutraliza las subidas de la industria

Imagen de archivo de un comercio minorista. - Foto: Rubén Serrallé

En plena espiral inflacionista de precios, con el IPC cerrando marzo en Burgos en el 10,6%, las subidas salariales que se han ido acordando en el primer cuatrimestre apenas han reportado una media de incremento de las nóminas del 1,4%. La explicación de este desfase entre lo que se encarece la vida y lo que ganan de más los trabajadores se debe, según apuntan desde los sindicatos, a la enorme diferencia que hay entre los sectores.

Los convenios donde más se están estirando los salarios son los relacionados con el metal, la química o la alimentación. En la mayoría de los casos se han pactado incrementos cercanos al 6,5% que registró el IPC a cierre de 2021. En el otro lado de la balanza se encuentran negociaciones que engloban profesiones integradas dentro del sector servicios, donde se están congelando sueldos o topando las subidas al 1%.

La situación, lejos de dar visos de poder arreglarse en los próximos meses, tiene toda la pinta de seguir enquistada: es el caso, por ejemplo, de las negociaciones del comercio mixto. La patronal, según aseguran desde CCOO y UGT, ha trasladado que su intención es, o bien congelar salarios o bien no subir más de un 1%. «Los empresarios alegan que tienen muchas pérdidas pero creemos que no es así en todos los casos», insisten.

Un hecho similar ocurre en otras dos provincias del país donde los acuerdos alcanzados entre sindicatos y patronales apenas están reportando un aumento de las nóminas del 1,34% y 1,23%. Ocurre en Córdoba y Palencia respectivamente, lo que coloca a Burgos como el tercer territorio en el que menos están subiendo las retribuciones. Los referentes a las empresas hacen crecer los salarios un 2,24% en Burgos, un porcentaje mucho más acorde al del resto de provincias, mientras que el desplome se da en los de ámbito superior a la empresa con un 1,28%.

Inscripciones. La Dirección General de Trabajo del Ministerio de Trabajo y Economía Social ha registrado entre el 1 de enero y el 30 de abril en Burgos 37 convenios que afectan a algo más de 31.600 trabajadores de 3.580 compañías. La jornada anual es de 1.749,88 horas, por encima de la media nacional que es 9 inferior.

En el conjunto del país los convenios están elevando las nóminas un promedio del 2,4%, hecho que ha beneficiado a 5,4 millones de empleados. Se trata de la tasa más alta desde finales del año 2009, aunque 6 puntos por debajo de la adelantada de inflación del mes (8,4%), lo que cronifica la pérdida de poder adquisitivo de los trabajadores.

Por sectores, el mayor incremento salarial se anotó en la construcción (3,15%), seguido por la industria (3,11%), mientras que en los servicios se quedó en el 2,07% y en la agricultura, en el 1,78%.

Por ramas de actividad, los aumentos de sueldos más elevados se pactaron en el empleo doméstico (6,3%), seguido por el transporte y almacenamiento (3,53%), otros servicios (3,47%), suministro de agua (3,24%) y la industria manufacturera (3,11%). En cuanto a la distribución por comunidades, destaca el incremento salarial que se ha registrado en el País Vasco (5,13%), en Cantabria (4,21%) y en la Comunidad Valenciana (4,13%). En el lado inverso, en Aragón las nóminas apenas crecen un 1,74% y en Castilla y León un 2,02%.