«Tuve la opción de irme con Epi a Lugo en enero»

C.P.
-

Javi Vega hace un repaso a sus cinco años en el San Pablo; recuerda los buenos y los malos momentos, desvela las opciones que le surgieron para irse en invierno, cuenta qué le convenció de A Coruña y revela el interés del Tizona

Javi Vega, excapitán del San Pablo Burgos. - Foto: Miguel Ángel Valdivielso

El pasado 28 de junio Javi Vega jugó su último partido con el San Pablo. Fue en las semifinales por el título de la Liga Endesa ante el Barcelona. Desde hacía varios meses, el capitán azulón sabía en su fuero interno que era su último año en el Coliseum. Su trayectoria de cinco temporadas había llegado a su fin.  Ahora, algo más de un mes después de su partida, el jugador madrileño repasa los buenos y los malos momentos en Burgos, habla de una oferta para marcharse el pasado mes de enero, del interés del Tizona este verano y de los motivos que le han llevado a decir adiós.
¿Por qué decide marcharse del San Pablo?
Ya se veía que este año podía llegar el final, tanto por mi parte como por la del club. No estaba jugando y entiendo que la dirección deportiva quisiera hacer sus cambios. Ha sido el momento perfecto. ¡Qué mejor forma de irse que llegando a unas semifinales de la ACB!
¿Cuándo se da cuenta de que su etapa en Burgos tiene los días contados?
En enero o febrero. Ya no jugaba tanto y vi que se acababa. También te digo que desde el principio de la temporada intuía que podía ser la última.
¿En algún momento le comunica el club que no cuenta con usted?
A mí no me dicen nada, pero se palpa en el ambiente. De hecho, hubo una opción de salir a mitad de año, pero por el tema de cupos me pidieron por favor que no saliese. Si lo hubiera hecho no me hubiesen puesto pegas. Luego, en la fase final de Valencia veo que se han iniciado las renovaciones y que conmigo no habían hablado nada. Por experiencia de los años anteriores ya vi que no contaban conmigo.
¿Por qué decidió no salir a mitad de temporada?
Parecía que jugaba algo más y, además, preferí esperar al verano para tomar una decisión más tranquilo.
¿Le llamó Epi para que se fuera a Lugo?
Sí, el Breogán fue una de las opciones y también estuvo Coruña y al final Valladolid. Tuve la opción de irme con Epi en enero, pero al final me salió bien no irme porque no pudieron jugar por la pandemia.
¿Ha vuelto a insistir este verano?
Sí, este verano también. Ya le dije que con él iba a cualquier lado, pero me apetecía más Coruña. Ahora nos tocará vernos como rivales en el derbi gallego y el la Copa Galicia.
Y el UBU Tizona seguro que también llamó a su puerta...
Sí, me tantearon a ver si estaba interesado. Fue el primer club con el que hablé, pero yo necesitaba un cambio de aires. El único cambio ahí hubiese sido de vestuario. Hubiese sido muy extraño.
¿Qué fue lo que le convenció del proyecto del Leyma A Coruña?
Es una ciudad que me gusta desde hace años porque solía veranear por allí. El club lleva cinco o seis años haciendo las cosas muy bien y tiene potencial y estabilidad. Un proyecto sólido que, si no es este año, intentará subir al siguiente.
Regresa a LEB Oro después de cuatro años, ¿se espera el un cambio de nivel en la categoría?
Será parecido, aunque este año con el tema del coronavirus y los dos grupos quizá haya bajado un poco, aunque luego segura que los equipos se refuerzan para la segunda fase.
Bajar de ACB a LEB Oro es un camino que ya tomó cuando fichó por el San Pablo en 2015, ¿qué le convenció en aquella ocasión?
Esta vez creo que podría haber rascado una rotación en algún equipo de la zona baja de ACB, pero prefiero jugar y disfrutar. En 2015 fue diferente porque me quedé sin equipo a 20 de agosto y no tenía muchas opciones. Que estuviera Andreu Casadevall fue un aval porque era un proyecto recién creado. 
¿Cree que volverá a la élite?
Ese es el objetivo. Hay que ponerse metas; sería bonito repetirlo.
¿Con cuál de las cinco temporadas se queda?
Es difícil elegir porque cada una tiene algo especial, pero me quedaría con la segunda porque el ascenso es lo que más le ha costado  a la ciudad. Es el año que yo más disfruté. La fase final de Valencia también ha sido bonita.
No todo han sido alegrías.  Hubo un partido que parte de la afición le dedicó pitos en el Coliseum, ¿cómo recuerda aquel momento?
Aquello me dolió bastante, pero el público tiene su opinión y tampoco puedo decir nada. De hecho, a los pocos días hice mi mejor partido. Igual hasta me vino bien. Que te piten fuera te motiva y que te piten en casa duele, pero fue un día de cinco años y yo lo que más he notado ha sido cariño. 
Otra situación difícil para un jugador es la falta de minutos. Viajar 12 horas hasta algún rincón de Europa y no jugar nada debe ser duro... ¿cómo gestionó esas situaciones?
Es lo peor de todo. Llega un punto en el que, aunque no quieras, la cabeza se te desvía un poco. Ves que juega otra gente en tu posición y ya dices... no juego ni aunque expulsen a todos. Pierdes la ilusión, aunque no he dejado de trabajar.
Y a nivel de grupo, ¿cuál ha sido la época más delicada que ha vivido el vestuario?
Después de las siete derrotas  en el estreno en ACB. Teníamos la sensación de que no podíamos ganar a nadie. Fue muy duro, pero Epi fue un maestro porque nunca perdió la tranquilidad y apostó por seguir trabajando. Tanto él como la directiva, y eso que el presidente es de sangre caliente, mantuvieron la calma y confiaron en el proyecto.
Con muchos recuerdos en la maleta y viéndolo con perspectiva, ¿qué balance hace de estos años?
Han sido temporadas de videojuego del PCbasket. Cada año hemos ido creciendo. El primero entramos en el play off, el segundo logramos el ascenso, el tercero fue la permanencia, el cuarto llegamos a Europa y este último nos metimos en semifinales de la ACB. Todo ello manteniendo el grupo y sin perder la humildad.  Han pasado 20 días desde que no estoy allí y lo único que tengo son buenos recuerdos. Han sido los años más bonitos de mi carrera profesional. 
¿Qué se lleva de Burgos?
Me llevo el cariño de la gente y ver cómo un club que se acababa de crear se ha convertido en un equipo sólido en la ACBy juega competición europea.