scorecardresearch

Aznar ve un "disparate" la nueva Ley de Memoria

Agencias
-

El expresidente del Gobierno cuestiona el acuerdo del Gobierno con Bildu al considerarlo un "pacto con terroristas" y avisa que no puede haber dos lealtades: o con la Constitución o con el secesionismo

José María Aznar (c), Rodríguez Zapatero (i), y Mariano Rajoy ayer en la Universidad Menéndez Pelayo. - Foto: ROMÁN G. AGUILERA

La Ley de Memoria Democrática que el Gobierno pactó con EH Bildu y que fue aprobada el pasado lunes en el Congreso de los Diputados con el apoyo de esta formación independentista además de PNV y PDeCAT, apunta a convertirse en una patata caliente para el Ejecutivo de Pedro Sánchez.

Las voces críticas arrecian y uno de los últimos en pronunciarse fue ayer el expresidente José María Aznar que definió este proyecto como «un disparate» añadiendo que fue «hecho por terroristas y pactado con terroristas».

Aznar, que participó en un encuentro de la Universidad Internacional Menéndez Pelayo (UIMP) de Santander junto con los expresidentes Felipe González, Rajoy y Zapatero, aprovechó para recriminar al Gobierno que, en asuntos de estas características, «no puede haber dos lealtades». «O se es leal a la Constitución o se es leal a Bildu, pero no se puede ser leal a la Constitución y a Bildu». 

A su juicio, «no puede ser» que al mismo tiempo se defienda la Carta Magna y se apruebe un proyecto de Memoria Democrática que insistió en considerar como un desatino.

Lo argumentó refiriéndose al punto de la ley que marca que se reconocerá a las víctimas de violaciones de Derechos Humanos hasta 1983, por lo que comprende el primer año de Gobierno de Felipe González -que llegó a la Presidencia en octubre de 1982-, quien precisamente precedió a Aznar en la UIMP en este encuentro bautizado como Diálogos con los expresidentes y reconoció que el pacto del Ejecutivo con Bildu para la nueva ley no le convence. «No he visto el texto. Cuando lo vea les diré, pero sonarme, no me suena bien».

Curioso, cuando menos, el grado de sintonía entre dos expresidentes antaño muy distanciados en el terreno político.

«Cuando un Gobierno como el actual pacta con el grupo que representa al terrorismo, que se investiguen crímenes hasta diciembre de 1983, cinco años después de aprobada la Constitución, en la época de que los antecesores del propio Ejecutivo actual estaban ya en el Gobierno, sinceramente creo que eso significa tener la casa muy en desorden», sentenció Aznar.

También terció en esta polémica iniciativa el líder popular, Alberto Núñez Feijóo, y lo hizo para reprobar el entendimiento de Pedro Sánchez con los herederos del miedo. «La última decisión del Gobierno ha sido conmemorar el 25 aniversario del asesinato de nuestro compañero Miguel Ángel Blanco pactando la Ley de Memoria Democrática con aquellos que jalean aquel régimen de terror, los que aún hoy se niegan a condenar el asesinato y que militaron, compartieron o encubrieron a ETA». 

El PSOE se defiende

Por suparte, el PSOE salió al paso de todos los reproches para defender que Ley de Memoria es del Gobierno y no de grupos como Bildu. El portavoz socialista en el Congreso, Héctor Gómez, fue tajante en este sentido. «Es una iniciativa progresista, no la escribe nadie desde otro grupo parlamentario. Es una ley que consideramos buena», recalcó.

También se manifestó el presidente de Vox, Santiago Abascal, acusando al Ejecutivo de Pedro Sánchez de «presentar a los etarras como víctimas» con esta iniciativa y de «buscar imponer un relato maniqueo y falaz que limita la libertad de expresión».