Arija sufre una grave avería de agua al hundirse un pozo

A.C.
-

El alcalde, Pedro Saiz, ha reclamado apoyo económico a la Diputación

Arija sufre una grave avería de agua al hundirse un pozo

Por si la pandemia y sus consecuencias no trajeran suficientes quebraderos de cabeza, al alcalde de Arija, Pedro Saiz, le ha aparecido otro frente al que poner remedio de inmediato. El pasado día 11, el hundimiento de más de medio metro del terreno, donde se ubicaba uno de los dos pozos de abastecimiento de agua del Barrio de Abajo, causó una grave avería que los operarios de Pozos y Sondeos del Cantábrico seguían ayer tratando de resolver. El Ayuntamiento arijano va a tener que invertir alrededor de 20.000 euros para reparar los destrozos causados por el movimiento del terreno y, por ello, Saiz ha urgido al presidente de la Diputación, César Rico, para que otorgue al municipio una ayuda extraordinaria.

Ya en 2019 y 2020, el municipio optó a las convocatorias de ayudas extraordinarias de la Diputación, antes llamadas de urgente necesidad, para sanear los cuatro pozos repartidos entre sus dos barrios, el de Arriba y el de Abajo, una inversión valorada en 19.030 euros. Pedro Saiz explica que "los técnicos ya nos habían advertido de que esto podía suceder". Pero en ambas convocatorias le fue denegado el apoyo, algo que lamenta el alcalde, quien considera que las inversiones en un servicio básico, como es el abastecimiento de agua, deberían tener prioridad frente a pavimentaciones o centros de usos múltiples, que si obtuvieron subvención. Por este motivo, la pasada semana mantuvo una conversación con el presidente provincial, César Rico, urgiéndole a que otorgue una ayuda extraordinaria al municipio para resolver este gasto inesperado y que supone un pico en su presupuesto de inversiones, que este año sube a 116.700 euros.

El hundimiento del terreno llenó de arena unos diez metros del fondo del pozo, con una profundidad total de 40, y ello hizo que la bomba de la captación supcionara la arena y la bombeara por la tubería que conduce el agua al depósito. Este hecho acabó por destrozar la bomba, que cuesta más de 7.000 euros, y atascó completamente de arena buena parte de la traída del agua, que ha tenido que ser renovada.

El regidor afirma que "el trabajo ha sido muy complicado" y ha obligado a actuar de urgencia para volver a sondear y meter una nueva tubería en el pozo hasta los 40 metros de profundidad de la captación, además de renovar la que va al depósito y poner una nueva bomba. Mientras todo esto sucedía, la fortuna quiso que el depósito del Barrio de Abajo estuviera lleno y ello hizo que el suministro se mantuviera durante una semana, aunque el agua llevaba algo de arena. El pasado domingo se vacío y hubo que cortar el agua unas horas, pero se ha reanudado gracias al segundo pozo y al trasvase de agua del depósito del Barrio de Arriba al de Abajo.

 

Seis monolitos dan la bienvenida

Durante el estado de alarma Arija ha estrenado seis monolitos que dan la bienvenida en las seis entradas de la amplia localidad. Sobre una estructura de ladrillo se han instalado sendos mosaicos con cerámica de Talavera. Los planes provinciales de 2019 han sufragado el 80% de esta inversión de 6.150 euros. Además de ello, se ha ejecutado la cubierta de la exposición de maquinaria agrícola y están pendientes de construirse un punto limpio y la pavimentación de varias aceras. En total, la inversión con cargo a los planes de 2019 alcanza los 40.800 euros, mientras que la de 2020 se ha reducido a 39.600, al cambiar los criterios de la Diputación, otra de las cuestiones que el alcalde arijano lamentó.