scorecardresearch

Escasa oferta de alquiler en Miranda ante la alta demanda

ARSENIO BESGA
-

Solo dos de cada cien pisos en el mercado se hallan disponibles para la entrada de inquilinos. «El precio ha tendido al alza», destacan desde las inmobiliarias

La proporción de pisos en alquiler en Miranda es mucho menor que la de otras ciudades como Burgos o Valladolid. - Foto: A.B.

El mercado del alquiler vive una época convulsa. Multitud de personas escogen esta fórmula para independizarse o, sencillamente, cambiar de hogar. Sin embargo, en Miranda de Ebro resulta cada vez más difícil utilizar este mecanismo para encontrar un apartamento. Según las ofertas que se alojan en diferentes web especializadas, solo 2 de cada 100 viviendas disponibles en la ciudad se destinan al alquiler. Las inmobiliarias reconocen que «la escasa oferta no cubre toda la demanda».

Desde III Foro, asumen que «la cantidad de pisos en venta es mayor a la de casas en alquiler [...] y esto es algo habitual». No obstante, la diferencia entre el total de apartamentos disponibles para arrendar y comprar destaca notablemente, al margen de lo que se considera «normal». Según Idealista, la empresa digital líder del sector de la vivienda, 846 propiedades se venden en Miranda, mientras que solo 19 pueden alquilarse. Otros portales como Fotocasa o Pisos.com confirman esta tendencia. En el primero, 493 pisos se hallan en venta, por 6 que están en alquiler. Igualmente, en Pisos.com 159 pueden comprarse y solamente en un anuncio existe la posibilidad de entrar como inquilino.

Los datos no resultan demasiado alentadores en estas páginas y tampoco en el catálogo de los negocios mirandeses. «Solo tenemos seis pisos para alquilar ahora mismo [...] y 740 en venta», cuentan desde la inmobiliaria Kar. «Los precios han tendido al alza, pero no tanto como cabía esperar con una oferta tan reducida», argumentan los trabajadores de M30, otra empresa experta de la ciudad. «Pese a todo, en lugares como Vitoria las casas siguen siendo más caras que en Miranda [...] por eso muchas personas de Álava vienen aquí», añaden los especialistas.

Solamente con la demanda agregada de mirandeses que desean acceder a un domicilio en alquiler, la oferta resulta insuficiente. Ahora bien, a este factor básico se le suman otros dos elementos. Por una parte, las personas que deciden ahorrar en su piso viviendo a escasos kilómetros del País Vasco, como recuerdan en M30. Por otro lado, el personal de centros educativos y sanitarios que llega a Miranda de forma temporal y necesita pernoctar durante el curso en un apartamento de la zona. «Notamos mucho la llegada de profesores», aclaran desde III Foro. «El mercado fluctúa mucho, pero la demanda crece siempre en los meses de septiembre y octubre», confirman en M30.

La clave para conseguir una vivienda, asegura el propietario de Fincas Torrecilla, pasa por «la solvencia». Este empresario considera que «si un inquilino puede permitírselo, tendrá menos problemas para encontrar un domicilio».

En Kar explican que « antiguamente en las promociones nuevas se compraban pisos como una inversión a largo plazo, pero ahora no». Pese a ello, los profesionales de este negocio mantienen las esperanza de que la dinámica dé otro giro en el futuro. «Creemos que volverá esa tendencia, aunque no sabemos cuando», reconocen. Sus compañeros de sector, los responsables de III Foro, perciben que «la gente busca rentabilidad y por eso quien invierte, lo hace en casas de segunda mano».  

Otros municipios. En grandes ciudades comoMadrid o Barcelona, la oferta de alquiler ocupa entre el 25 y el 35 por ciento del total del mercado. Dentro de otras localidades de menor tamaño la situación se asemeja más a la de Miranda, pero no toma una diferencia tan acusada. En Burgos diez de cada cien pisos están ofertados para inquilinos y en Valladolid, de forma redondeada, 17 de cada cien. 

Incluso en Aranda la comparación resulta más favorable. En esta ciudad del sur de la provincia de Burgos 28 pisos pueden alquilarse, por 379 que están en venta; cifras que se hallan bastante lejos del dos por ciento que registra Miranda.