scorecardresearch

La Demandasaurus gana a la lluvia

Belén Antón / Salas
-

A pesar de las previsiones climáticas, la III Marcha de Montaña de Salas logró reunir a más de 800 participantes en sus distintas modalidades, destacando la BTT 50 y la media maratón, en la que se impuso Luis Alberto Hernando

Un momento de la espectacular carrera de BTT sobre 50 kilómetros. - Foto: Paco Azúa

El trabajo y la ilusión que hay detrás de la organización de la Marcha de Montaña Demandasaurus ganó ayer la partida a las pésimas previsiones climatológicas y logró congregar en su tercera edición a más de ochocientos participantes que recorrieron bien en bici, corriendo o caminando distintos circuitos por el entorno de Salas de los Infantes, cuyo Ayuntamiento, junto al Instituto para el Deporte y Juventud de la Diputación, organizan esta prueba. 
Desde temprano, los corredores de cada modalidad tomaron la Plaza Mayor de la localidad serrana, punto de partida y de llegada de la marcha y donde fueron recibidos entre aplausos y con alimentos que les ayudan a reponerse después del esfuerzo. En la modalidad BTT 50 el primero en atravesar la meta fue Guillermo Fernández, mientras en BTT 29 lo hizo David Ramírez y en la modalidad infantil Javier Cámara. En cuanto a los atletas, el primero en ¼ Maratón fue David Marín y en ½ Maratón, Luis Alberto Hernando. 
Para los aficionados y para la organización de la prueba fue un lujo poder contar con la participación de Luis Alberto Hernando, actual campeón del mundo de ultradistancia y que dejó patente ayer en Demandasaurus su excelente estado de forma. 
«Me ha hecho mucha ilusión correr en casa y ver que al lado de mi pueblo, Cubillo del Campo, se hace una carrera tan bien organizada y con un gran ambiente popular», comentó el atleta, que destacó el alto nivel organizativo de la marcha. «El circuito está muy bien marcado, como nos gusta a los corredores, con muchos voluntarios en cada esquina, lo que te permite sólo pensar en correr y no en buscar por dónde debes continuar. Ha sido una carrera muy bonita y con mucho ambiente de público», expresó el ganador de la media maratón, que no paró de hacerse fotos con los aficionados. 
Aunque la lluvia respetó gran parte de la mañana, el agua caída durante la noche del sábado hizo que el terreno tuviera mucho barro. Sí que molestó la lluvia, sin embargo, a los participantes que tomaron la salida a las 13.00 horas, igual que el momento de la entrega de trofeos, pasado por agua, un motivo que no impidió durante toda la mañana a los aficionados acercarse a la Plaza Mayor y a distintos puntos del recorrido para animar a los participantes, que batieron en esta tercera edición el récord de asistencia.
Con todos los detalles necesarios para que los corredores tuvieran una cómoda participación, como sala de masajes o espacio para limpiar las bicis, además de los avituallamientos previstos, la Marcha se desarrolló sin incidendias y con un nuevo gran éxito, al que contribuyeron los más de ciento cincuenta voluntarios y los treinta miembros de Cruz Roja.