scorecardresearch

El comercio de proximidad está en "reconversión"

ICAL
-

Ha perdido 6.400 ocupados y 2.656 empresas en Castilla y León en el último lustro

El comercio de proximidad está en "reconversión" - Foto: Patricia González

El comercio al por menor, tradicional o de proximidad, el de toda la vida, sufre una “reconversión” y debe adaptarse a la nueva realidad de la era tecnológica para sobrevivir aunque los vaivenes de la economía y el consumo también impactan sobre su actividad, como sobre cualquier otro negocio. Los últimos cinco años la ocupación en esta actividad de venta presencial se redujo en 6.400 personas, y pasó de los 98.700 trabajadores al cierre de 2014 a los 92.300 en el último trimestre de este año, según los datos proporcionados a Ical por el INE de la Encuesta de Población Activa (EPA).

Las cifras que maneja el Directorio Central de Empresas también dan cuenta de una realidad incontestable, ya que entre 2014 y 2019, la Comunidad vio desaparecer a 2.656 empresas dedicadas al comercio al por menor, desde las 26.118 a las 23.462.

Las cifras que facilita el INE revelan asimismo que los parados que dejaron su empleo en el último año cuyo trabajo anterior estaba en el comercio al por menor ascendieron en Castilla y León en el último trimestre del año a 6.000, cuando cuatro años antes, tras salir de la recesión fueron 6.800, y en 2018, 5.800.

El director general de Comercio y Consumo de la Junta, Luis del Hoyo, asumió que los datos “no son positivos” y es “evidente” que el sector está sufriendo una “transformación” por la irrupción digital y el envejecimiento, que no facilita el relevo generacional. Al respecto, la presidenta de la Confederación de Comercio de Castilla y León (Conferco), Rosario Sanz, sentenció: “El comercio de proximidad está sufriendo una reconversión, no desaparecerá pero debe adecuarse a los tiempos que corren y a las necesidades del cliente”.

Ambos responsables defendieron la función social del comercio y su papel “fundamental” para sostener la vida en las ciudades y el medio rural. Asimismo, constataron la necesidad de profesionalizar y especializar al sector en un mundo digitalizado; apelaron al asociacionismo y a adoptar medidas para facilitar el relevo en un sector envejecido. También se decantaron por una cooperación con los negocios que hacen calle y por la sostenibilidad.

Nueva estrategia 2020-2023

Del Hoyo anunció una nueva estrategia de Comercio de Castilla y León 2020-2023 a partir del balance que acometerán con el sector en febrero de la programación 2016-2019. En este sentido, recalcó que las nuevas tecnologías y el comercio electrónico, han cambiado los hábitos de consumo, y se está produciendo un envejecimiento del tejido comercial.

El director de Comercio apeló a debatir sobre lo que es la propia configuración comercial en las ciudades y en el ámbito rural, donde “cumple una función muy importante, no solo desde el punto de vista económico, con empleo y riqueza, sino en la conformación de vida social”.

Del Hoyo advirtió del “momento de transformación importante” que sufre esta actividad, en un contexto de cambios “cada vez más veloces”, con crecimientos exponenciales de las ventas por Internet. En este sentido, destacó el nuevo plan de apoyo al sector, que se tendrá en cuenta en los nuevos presupuestos, y adelantó que cooperarán con ayuntamientos y corporaciones locales para “reforzarlo”. “Hay una parte viable y sostenible económicamente y debemos apoyarlo”, dijo a Ical.

El directivo apostó por un comercio más sostenible, más “atractivo y dinámico” para los ciudadanos, dentro de una economía circular con otros negocios de servicios y hostelería, en las ciudades. Asimismo, defendió que debe compaginar sus ventas presenciales con las digitales, pero “sin abandonar la proximidad, que es su esencia”.

Del Hoyo apoyó al respecto la formación de los profesionales del sector y sus empleados como “una obligación y un compromiso” en la digitalización, sin perder de vista la atención al cliente y el servicio directo.

Por último, apeló al sector para que impulse la cooperación entre comerciantes, para ser más competitivos, porque “sobreviven los que están más unidad en potentes grupos de compra”, dijo. Aseveró que debe haber asociaciones locales para promociones para “poder competir ante el consumidor que está en su casa delante de un teclado”.

Nuevo enfoque

Por su parte, la presidenta de Conferco apeló a un “nuevo enfoque” para analizar la realidad y establecer un plan de futuro para estas actividades, ya que, a su juicio, en la actualidad, la perspectiva que se utiliza “no es la adecuada, está viciada por una visión de años” y la realidad es que “ahora está cambiando”.

En este sentido, Esta comerciante burgalesa apeló a compartir objetivos comunes con todas las actividades que “dan vida a la calle” y defendió que “para hacer ciudad, hay que empezar a vincular el comercio de ventas, con la hostelería y la prestación de servicios” a los ciudadanos. “Para dar vida a la calle debemos empezar a plantearnos compartir ciertos objetivos que son mutuos”, resumió.

Puso como ejemplo, al respecto, a los centros comerciales abiertos, para abogar por dotar de un nombre y una regulación a “toda esa actividad económica a pie de calle y empezar a quitarnos esa denominación casposa de pequeño comercio”.

La presidenta de Conferco también rechazo la globalización de los formatos del comercio y apeló a que tengan en cuenta las características de cada zona y se personalizan y aprovechen sus diferencias para otorgar una atención especializada.

Al respecto advirtió de que el futuro del comercio de proximidad pasa por tiendas “muy especializadas” para atender necesidades concretas de los clientes, con una atención personalizada y muy profesional. “Todo se dirige hacia la especialización”, sentenció.

Propuestas de Conferco

En este sentido, anunció que el mes que viene presentarán a la Junta un documento con medidas para profesionalizar el sector comercial de la Comunidad, ya que los empleados ya no pueden dedicarse sólo a doblar ropa o a envolver regalos, sino que deben tener conocimientos en nuevas tecnologías, redes sociales y marketing. “Hace falta reciclarse para adecuase a las necesidades del cliente; ser más profesionales, porque para ver el artículo lo tenemos en Internet, y hay que dar más datos, se debe ser más profesional”, comentó.

Sanz explicó además, que el formato presencial y las nuevas tecnologías debe coexistir y ambas deben ser aprovechadas por los comerciantes, aunque la tienda de calle debe “ofrecer una atención más profesionalizada”, ya que sus costes son mayores, por los locales, el personal y el mantenimiento.

Asimismo, destacó que el comercio como se aborda en los medios se enfoca de forma casi exclusiva a las tiendas de equipamiento personal, y en épocas como rebajas, cuando “cada vez es menor el porcentaje de estos establecimientos”, por lo que pidió atención a otros tipos de comercio, que prestar servicios a los ciudadanos conforme a sus necesidades.