scorecardresearch

Ilusionante realidad

MÓNICA PURAS (SPC)
-

Burgos cuenta por primera vez en su historia con 19 escuadras femeninas, ocho sénior y 11 de base

El Burgos CF presume de tener la mayor estructura de la sección femenina en Castilla y León con 13 equipos, tres más que el curso pasado. - Foto: Christian Castrillo

El crecimiento del fútbol femenino es indiscutible e imparable. En Burgos no es menos. El engranaje que hoy se mueve ha costado años arrancarlo y en eso el gran responsable ha sido el CD Nuestra Señora de Belén, con 30 años de historia en la capital, que esta temporada se ha integrado definitivamente en  el organigrama del Burgos Club de Fútbol. 

Con ello, cabe destacar que la entidad blanquinegra cuenta en su 'nueva academia' con unas 200 jugadoras y 30 personas en los diferentes cuerpos técnicos de las 13 escuadras íntegramente femeninas: cuatro sénior (una en Primera Nacional, otra en Primera Regional y otras dos en Segunda Regional), tres infantiles, dos alevines, dos benjamines y dos prebenjamines. Así, el Burgos CF sigue contando con la mayor estructura femenina en Castilla y León. 

Otro de los clubes que lleva tiempo apostando por este proyecto en el que las chicas dispongan de las mismas oportunidades que los chicos es el Capiscol CF. A los dos equipos sénior de la pasada campaña, que militaban en la Primera y Segunda División Regional, se han unido dos más, uno infantil y otro alevín, ambos en las terceras divisiones provinciales, que competirán contra chicos, pero que auguran una buena salud a la entidad en este sentido, contando con Aislamientos Burgaleses como patrocinador. 

Celebración entre compañeras tras marcar un gol.Celebración entre compañeras tras marcar un gol. - Foto: Christian Castrillo

Mientras, la Arandina CF, uno de los clubes que casi siempre ha tenido representación continúa respaldando a las chicas y cuenta con un bloque en Segunda Regional. 

El último en subirse a un vagón de este tren es el San Pedro Buprocon, que este curso, cuenta con una escuadra en Segunda Regional.

En total son 19 equipos y más de 300 personas las que se han involucrado en esta aventura que vive su momento de máximo esplendor. 

El buen momento del equipo referente es un aliciente para las niñas. El buen momento del equipo referente es un aliciente para las niñas. - Foto: Christian Castrillo

En otra época muchas niñas soñaban con ser futbolistas, pero no se atrevían a dar el paso porque en muchas ocasiones solo podían jugar con niños, y eso suponía un muro casi infranqueable. 

En la actualidad han cambiado muchas cosas, de un lustro aquí, las variaciones han sido notables. Y es que las mujeres dentro y fuera del campo inspiran a las más pequeñas a querer jugar y formarse en un deporte que parecía ser exclusivamente masculino. 

Todas las categorías son muy importantes y tienen el mismo valor. La base es muy importante para que una jugadora tenga opciones y cuando llegue arriba no pase lo que pasaba antes, que no estaba formada ni a nivel físico, ni técnico, ni mental.

Burgos lleva tres décadas teniendo un máximo referente para las chicas. Lo que viene siendo toda una vida. Y parte de su éxito existencial radica también en el trabajo que se está realizando desde las canteras. El Burgos CF que milita en el grupo II de la Primera Nacional ocupa la tercera posición de la clasificación tras la quinta jornada, después de sumar cuatro victorias y una derrota. Un espejo en el que la mayoría de las niñas se miran desde bien pequeñas. 

«Llevamos tres años trabajando muy bien. La base está evolucionando, es sólida y fuerte», confiesa el coordinador de la sección femenina del Burgos CF, Moisés Ichaso, satisfecho con la labor estructural. El esfuerzo y  compromiso de las jugadoras y cuerpo técnico del primer equipo se está notando. «Es muy bonito cuando ves que las promesas vienen a ver los partidos de sus mayores. Incluso algunas vienen también a ver entrenamientos», añade.

El éxito del equipo referente también pone en valor la importancia de la base, que este año hacen historia al contar con 19 escuadras íntegramente femeninas (ocho sénior y 11 de base), o bien, siete de fútbol-7 y 12 de fútbol-11 (infantiles y sénior). Toda una gesta que demuestra la valía, la calidad y el trabajo desde las categorías inferiores. Muchas promesas que demostrarán que, aunque queda mucho por soñar y conseguir, tiene un futuro por delante muy prometedor. 

Reina la buena sintonía entre entrenadores y diferentes clubes «estamos colaborando todos constantemente», señala Ichaso. 

Faltan cosas por construir, pero, por el momento, los cimientos son consistentes.