Vuelven los domingos de vermut

R.E.M.
-

El clásico del último día de la semana consigue llenar las mesas disponibles en las terrazas de los bares después de casi tres meses donde ha habido que conformarse con tomar el aperitivo en casa

La plaza Huerto del Rey, repleta de mesas y sillas ocupadas, eso sí, con la distancia de seguridad recomendada. - Foto: Christian Castrillo

GALERÍA

Terrazas llenas para tomar el aperitivo

El 8 de marzo fue el último domingo que se pudo disfrutar de tomar el tradicional vermut en los bares. Cinco días después bajaron la persiana y no fue hasta el pasado lunes cuando se abrieron las terrazas. Casi tres meses en los que no han parado de surgir todo tipo de iniciativas para recrear ese ambiente en el salón de casa o el balcón. Las ganas de la gente por volver a disfrutar del vino o la cerveza junto a unas buenas bravas a la misma hora de siempre en el último día de la semana eran visibles ayer por toda la ciudad.

Pedro y Natividad tomaban el vermut en una terraza de la Plaza Mayor, aunque les resulta un poco «atípico» porque ellos siempre solían consumir dentro de los establecimientos. Reconocen que ahora «no hay otra alternativa», pero se muestran encantados «de poder salir, que llevábamos más de dos meses guardados en casa». Otro grupo de amigos sentados alrededor de una de las múltiples mesas de la calle Cristóbal Colón reconoce que ya tenían ganas de volver a reunirse y tomar unas cervezas juntos, y además afirman que durante toda la semana esta zona ha estado con un ambiente espectacular.

A pesar de la aparente normalidad, algunas cosas han cambiado en este regreso. Una de las nuevas protagonistas entre tragos son las mascarillas. Y es que los consumidores ya no saben qué hacer con ellas. En el cuello cual collar, en la cabeza como una cinta, en una oreja de pendiente, en el bolso... La mayoría reconoce que el objetivo es tener «precaución», aunque no acaba de quedar claro en qué lugar es más adecuado dejar ese complemento al que hay que ir acostumbrándose. Por ello, lo que se intenta mantener sí o sí son las distancias de seguridad con el resto de personas.

(Más información, en la edición de papel de hoy de Diario de Burgos)