"Soy muy pudorosa y a veces siento vergüenza propia"

Esther Molinero (SPC)
-

La pequeña de Los Alterio vuelve a protagonizar junto a Jesús (Javier Gutiérrez), su peculiar marido en la comedia de Movistar +, bochornosas y humillantes escenas que además de avergonzar, les pondrán en el disparate nacional

'Soy muy pudorosa y a veces siento vergüenza propia' - Foto: TAMARA ARRANZ

El papel de Nuria en Vergüenza, esta comedia original de Movistar+ que acaba de estrenar su tercera entrega y que se emite los viernes, le ha reportado a Malena Alterio grandes reconocimientos. Desde el  premio Feroz a la mejor interpretación femenina en series, hasta el de la Unión de Actores y Actrices. Premios que la animan a seguir trabajando en una profesión que ama y la que se entrega cada día.
Hija del actor Héctor Alterio y hermana del también intérprete, Ernesto Alterio, tiene claro que la fama no hay que creérsela y en cada proyecto dejarse la piel y disfrutarlo. 


Recién estrenada nueva temporada, ¿es tercera y última? 
Nos han dicho que no digamos nada por lo que pueda pasar.Todo dependerá de cómo funcione. En principio hasta aquí y luego ya veremos hacia dónde vamos. Se emitirán seis episodios de 30 minutos cada uno.


¿Qué depara a los seguidores esta tercera temporada?
Hay un giro radical en cuanto a la trama. Los personajes siguen siendo los mismos metepatas y los mismos pobres hombres y mujeres, pero hay algo que se torna un tanto thriller. 
Se produce un acontecimiento que tiñe toda la serie y que nos va dando pistas en cada entrega. No se desvela el misterio hasta el último, hasta el sexto. Y va a ser un cambio radical. 


¿Sigue siendo cómica? 
Sí, sí, la esencia sigue siendo la misma, pero hay pseudothriller, de un acontecimiento que no se desvela hasta el final y que mantiene en vilo a todos los seguidores.


Para quién no ha visto nada de  Vergüenza.  ¿Es fácil engancharse?
Es mejor que la vean entera para que conozcan el amplio arco de los personajes, que es riquísimo. Lo que les ha ido pasando a lo largo del tiempo….cómo empiezan y cómo acaban. Al principio éramos una pareja a la que nos pasaba de todo. En la segunda temporada se incorporó el tema de la paternidad, dando protagonismo a los dos hijos, uno adoptado y otra biológica y ahora se ha dado una vuelta de tuerca.
La  ventaja que tiene una plataforma como Movistar es que puedes elegir verla cuando y como quieras. Visionar uno o devorárselos todo a la vez, pero recomiendo verla.


En alguna entrevista ha dicho que su papel en la serie es como ser la mujer de Mr. Bean. ¿Sigue en esa línea, o ya ha llegado al desquicio total? 
(risas) Paso por muchas etapas y por momentos de desquicie, de no saber, de estar perdida.... Pero se mantiene esa fidelidad que Nuria continúa queriendo a su marido. No se sabe muy bien porqué está a su lado, pero le quiere. Tal vez en esta temporada está más contaminada de sus meteduras de patas.


Es un papel que le ha reportado varios premios como Mejor actriz protagonista en los Premios Feroz y en los premios de la Unión de Actores y Actrices de TV… ¿qué hay de Malena en Nuria y viceversa? 
Yo trato de aportar mi experiencia personal a cada personaje que interpreto. Entonces entiendo que hay bastante de mí en Nuria. Hay un sentimiento muy amplificado obviamente porque no soy así. Pero sí de sentir vergüenza, ahí me reconozco. Yo soy muy pudorosa y en bastantes comportamientos que veo o que hago yo, siento vergüenza propia y ajena. De querer desaparecer.


¿En su vida personal, recuerda alguna situación reseñable de vergüenza?
Muchas, hay varias. Desde mi infancia hasta los días de hoy he pasado por situaciones vergonzantes y vergonzosas. Desde cuando era chica, que no tenía intención de robar nada y me llevé una postal y me pillaron delante de mis padres y eso fue bastante bochornoso, hasta hace pocos días en una fiesta, me caí bailando encima de una chica minusválida. Tengo un repertorio bastante amplio. 


¿En que proyectos anda? 
Estoy grabando la segunda temporada de Señoras del (h)AMPA (Telecinco), también tengo cine, pero no puedo contar mucho más.


Pronto la veremos en una entrega de Planeta Calleja (Cuatro),  ¿cómo fue la experiencia? 
Fue precioso ir con Jesús Calleja a las Eolias, un archipiélago de las islas volcánicas situado frente a las costas de Sicilia y escalar el volcán Estrómboli . Yo aún no he visto el resultado, pero estará precioso.


¿El teatro lo tiene aparcado?
Ahora no tengo tiempo. Pues la tele es muy absorbente. Los horarios son muy cambiantes. No me gusta mezclar. Si puedo elegir, primero hago una cosa y luego otra. Así que ahora estoy en la tele y espero que prontito vuelva al escenario, porque me gustan mucho las tablass. 


Lo que sí que está claro es que se maneja muy bien en las tres áreas: cine, teatro y televisión. ¿Qué destacaría de cada una de ellas? 
Lo bueno es combinar las tres, poder transitar por el cine, por la tele, por el teatro… Es cierto que lo que te da el teatro, no te lo da ninguno porque en el teatro tienes más tiempo para trabajar, eres más dueño de tu trabajo. Eres más soberano, puedes manejar los tiempos, rectificar en la función siguiente si la has pifiado en la anterior. La profundidad con la que se trabaja no es la misma que en el cine y en la tele. 
El cine es un tiempo más limitado. Tienes una partitura encima de la mesa en la que puedes investigar y es todo como más concentrado y en la tele es como el gimnasio, el día a día, la práctica, va todo mucho más rápido, pero te da mucho oficio.


¿Con cuál se queda? 
Si me dan a elegir igual con el teatro, pero cuando hago mucho trabajo, también me canso. Poder estar navegando en las tres es fantástico.


¿Lo mejor para evitar la vergüenza qué es?
Buff, no sé, yo creo que es un sentimiento que no se puede evitar y que es muy personal, porque a mí me genera vergüenza una cosa que igual a otro no. Es como la risa, lo que a mí me hace gracia a otro puede que no. El que tiene el sentimiento, es inevitable no manifestarlo.


Trabajar con el actor Javier Gutiérrez, ¿cómo lo lleva? 
(risas) Lo llevo muy bien. Javier forma parte de mi historia profesional, de mi familia. Hemos crecido juntos. Él es superprofesional. Es muy exigente, pero también muy divertido. Hemos compartido escenario, cine y ahora Vergüenza.