scorecardresearch

Resulta herido y se da a la fuga tras chocar con un árbol

I.E.
-

El accidente tuvo lugar a las 2,15 de la madrugada del sábado en la calle La Merced. Un ocupante quedó tendido en el asfalto pero aún así huyó del lugar

El accidente tuvo lugar a la altura del Cardenal López de Mendoza. - Foto: Adrián Arce

La Policía Local no ha hallado rastro alguno aún de las tres personas que el sábado de madrugada se empotraron con un coche contra un árbol en la calle La Merced y se dieron a la fuga, a pesar de que uno de ellos sufrió heridas de alguna consideración, a juzgar por lo que algunos vecinos relataron a los agentes pocos minutos después del siniestro. Los testigos les contaron que tras escuchar el golpe se asomaron a la ventana y vieron a un joven tendido en el suelo -donde aún hay restos de sangre-, aunque sus amigos no tardaron en reanimarle para obligarle a salir corriendo del lugar del siniestro, que tuvo lugar justo enfrente del instituto Cardenal López de Mendoza.

Los hechos ocurrieron a las 2,15 horas de ayer, según la información que aportó el servicio de emergencias 112 de Castilla y León, que no envió ningún servicio sanitario porque cuando recibió el aviso no quedaba ninguno de los ocupantes en el lugar, habían salido corriendo de allí en cuanto oyeron las sirenas  de las dotaciones de la Policía Local, que patrullaban por la zona.

En todo caso, el Cuerpo municipal de seguridad ha iniciado las pesquisas para dar al menos con el conductor, quien al marcharse de allí no reparó en que solo con la matrícula del coche los agentes ya pueden identificar al propietario. Y así lo hicieron, pero no lo localizaron ni por teléfono ni en la visita que realizaron a su domicilio, de modo que en los próximos días seguirán intentándolo. 

La sección de atestados también hizo una gestión con el área de Urgencias del Hospital Universitario, con el fin de conocer si había acudido alguna persona con lesiones compatibles con el tipo de accidente que tuvo lugar en la calle La Merced, un choque frontar contra un árbol. El conductor no debía en ir en buenas condiciones psicófisicas para darse a la fuga del lugar del siniestro.