Tengo un abuelo en mi colegio

A.G.
-

El centro Virgen de la Rosa lleva seis años incorporando un programa intergeneracional entre su alumnado de Infantil y los residentes de El Remanso

Los niños aprenden y los mayores ejercitan sus habilidades para mantenerlas. - Foto: Alberto Rodrigo

"Yo nunca tuve hijos y tampoco nietos, así que el día que aquí me llamaron abuela me llegó al alma". Conchi García está a punto de pasar a la novena década de su vida y es una de las residentes de El Remanso, el geriátrico que Caja de Burgos tiene en la Avenida de Cantabria. También, una entusiasta participante de las actividades intergeneracionales que el centro realiza con el Virgen de la Rosa.