scorecardresearch
Jesús Quijano

UN MINUTO MIO

Jesús Quijano

Catedrático de Derecho Mercantil de la Universidad de Valladolid


Lo urgente

18/04/2022

Seguí con atención el debate de investidura que se celebró hace unos días en las Cortes de Castilla y León y que tanta expectación había despertado. Toda la atención estaba centrada en cómo sería la presentación en público del acuerdo entre PP y VOX para gobernar en coalición la Comunidad Autónoma y me pareció a mí que en los discursos se dio prioridad a la escenificación de posiciones preestablecidas en torno a esa circunstancia, que se había convertido en todo un símbolo político de un lado y de otro. O sea que el contenido del debate se distribuyó más o menos proporcionalmente así: mucho de justificación de las decisiones adoptadas tras el resultado electoral; bastante de ajuste de cuentas del pasado reciente, bruscamente interrumpido por la disolución anticipada del Parlamento; algo menos de exposición de propuestas y alternativas para los problemas que nos afectan como Comunidad Autónoma; tal vez demasiado de agresividad en unas cuantas intervenciones. No sé si era eso lo esperado, o lo esperable, pero me consta que quedó en el aire cierto sabor agridulce y preocupación porque la política regional vaya a desenvolverse en un ambiente tenso.

Dicho eso, me llamó especialmente la atención que no hubiera absolutamente ninguna mención a lo que creo que es la más urgente necesidad a corto plazo, que no es otra que la preparación, tramitación y aprobación de un presupuesto para el año en curso. Que ni siquiera apareciera en los compromisos inmediatos del ya investido Presidente. Obviamente, la presentación de un presupuesto es una obligación recurrente de quien gobierna, y no hace falta explicitar tal compromiso específico para saber que la obligación existe. Así es en condiciones normales. Pero esta vez las condiciones no eran normales. Cuando se disolvieron las Cortes en diciembre estaba a punto de presentarse el Proyecto de Presupuesto para 2022; van ya cuatro meses de este año y sigue así, en lógica espera hasta que se forme gobierno. No sé cómo irá luego el itinerario, porque este era un año especialmente necesitado de agilidad en la gestión y en la disponibilidad de los recursos, con fondos europeos de por medio, con urgencias crecientes por la evolución sobrevenida del coste de la energía, la inflación, los precios, etc. A poco que nos descuidemos se habrá perdido un tiempo precioso. Por eso me extrañó la falta de referencia al asunto. Me extrañó, y me sigue extrañando.