scorecardresearch

San Juan de Dios diseña un plan para recuperar cirugías

GADEA G. UBIERNA
-

Ha consultado a cien sanitarios y en días preguntará a instituciones como la UBU, FAE o sindicatos. El futuro pasa «de manera ineludible» por un acuerdo con Sacyl

El proyecto, que debe aprobar la Orden, plantea crear un hospital médico quirúrgico que apoye la actividad actual, pero que incluya nuevos servicios. - Foto: Alberto Rodrigo

La gerencia de San Juan de Dios trabaja en un plan estratégico que potencia la actividad quirúrgica y recupera servicios que el hospital del paseo de la Isla prestó en el pasado; un documento que se está diseñando tras preguntar a cien profesionales sanitarios del sector público y privado de la sanidad burgalesa (incluidas mutuas y aseguradoras) por «las necesidades asistenciales que hay, cómo ven el mercado, cómo nos ven a nosotros y cómo querrían vernos en el futuro», dice el gerente, Juan Francisco Seco. Pero, recalca, la continuidad a corto, medio y largo plazo pasa «de manera ineludible» por un acuerdo de colaboración con Sacyl. 

Los resultados preliminares de ese plan se compartirán a mediados de junio con representantes de instituciones como la UBU, FAE, sindicatos más representativos, asociaciones variadas (entre las que está la de periodistas), Cáritas y colegios profesionales como el de Médicos y Enfermería para que también hagan aportaciones.

Al plan resultante de la ronda de consultas con expertos y asesores  externos se añadirá un anteproyecto de ingeniería y arquitectura que planteará las posibilidades «de reestructuración» del hospital privado para contar con más quirófanos (ahora solo hay uno) y asumir nuevos servicios diagnósticos por imagen (radiología) y centrales (análisis clínicos, hematología, microbiología o incluso urgencias, que en otra época San Juan de Dios ya tuvo). «Es muy pronto para concretar nada, pero nuestro objetivo sería un hospital médico quirúrgico que no solo apoye la actividad que hacemos ahora con el paciente crónico y con necesidad de cuidados paliativos, sino que también pueda dar servicios en otros ámbitos», añade Seco.

Todo este material tiene que estar listo a finales de junio, de forma que se pueda dedicar el verano a preparar un plan de amortización financiero de las inversiones y recursos necesarios para que la propuesta se materialice y que, en otoño, la dirección de la Orden de San Juan de Dios «en paralelo a las conversaciones con Sanidad» pueda tomar «una decisión definitiva para el hospital».

El convenio de colaboración especial firmado en 2018 con la Junta vence el 31 de diciembre y ya no hay posibilidad alguna de volver a prorrogarlo para que el HUBU pueda derivar directamente a la Isla pacientes crónicos de larga y media estancia, así como un máximo anual de 1.900 cirugías. Seco admite que a día de hoy está todo en el aire. «Ni tenemos cerrado el acuerdo con Sacyl ni nuestro proyecto aprobado, pero trabajamos para garantizar la continuidad», añade, matizando que «por lo que sabemos, Sacyl quiere seguir contando con nosotros y más si se tiene en cuenta cómo está funcionando el convenio con el HUBU este año (ver información adjunta en la página siguiente)». De hecho, el gerente de los hospitales de la orden en Burgos y León subraya que «la relación con la dirección del HUBUahora es fluida , nos están ayudando mucho».

Generar para reinvertir. Seco reitera lo que ya explicó muchas veces en el pasado: San Juan de Dios es una entidad sin ánimo de lucro que no quiere ganar dinero, pero sí busca sostenibilidad. «Y eso quiere decir que tenemos que generar recursos suficientes para poder reinvertirlos en profesionales, en condiciones de estabilidad, en nueva tecnología...», dice, insistiendo en que para conseguir ese objetivo necesitan contar con una colaboración estable como la que ofrece Sacyl, que paga 5,5 millones al año por el convenio singular.

De no tenerla, no podrían plantearse asumir nuevas inversiones. «En Burgos arrastrábamos años de déficit, no es factible ir siempre a pérdidas», afirma el gerente.

La negociación con Sacyl se retomará ahora, una vez configurado el gobierno de la Junta.