scorecardresearch

Un final de curso para disfrutar del camino

ROBERTO MENA
-

El Burgos CF se encuentra lejos del play off y con la salvación en el bolsillo, aunque aún tiene por delante partidos con mucho aliciente

Zabaco pugna con Samu, jugador del Almería, uno de los equipos que aún debe visitar El Plantío, en el choque disputado en la primera vuelta. - Foto: Valdivielso

A falta de 7 jornadas para el final, el Burgos CF quiere disfrutar de un final de campaña que va a ser mucho más plácido de lo que decían la mayor parte de los vaticinios.Su intención es disfrutar del trayecto. Con los deberes hechos, los blanquinegros se refugiarán en el partido a partido para seguir creciendo como grupo e individualmente. No renuncian a nada, pero tampoco quieren fijarse un objetivo, ya que el único y exclusivo, que era la salvación, está alcanzado. 

El play off se encuentra a 8 puntos cuando quedan 7 jornadas, una distancia que parece imposible de recortar, mientras que a falta de 21 puntos por disputar el equipo tiene 15 de ventaja con el descenso, por lo que el equipo está virtualmente salvado y solo queda que las matemáticas lo confirmen.

El final de la campaña está a la vuelta de la esquina. Tanto los futbolistas como los clubes comienzan a mirar al futuro y la meta es acabar de la mejor forma posible en ambos casos. Tienen un ojo en la actual temporada y el otro en la siguiente.

Insiste Calero en que no hay que perder la perspectiva y tener muy claro de dónde viene el equipo, aunque cuando las cosas salen bien todo el mundo quiere más. Se preveía que las jornadas ante el Sporting y el Mirandés aclararían por qué iba a luchar la escuadra burgalesista en este tramo final del curso y después de sumar 1 punto en estos 2 enfrentamientos, en los que mereció más ante el cuadro asturiano en El Plantío y se vio superado por su vecino en Anduva, se ha quedado en la zona tibia de la tabla clasificatoria. Tiene complicado mirar arriba y el colchón con el abismo es más que suficiente.

4 partidos en casa. Uno de los alicientes es que al Burgos le quedan aún por disputar 4 encuentros en El Plantío, una fiesta cada tarde que juega el equipo como local. Tienen que pasar por el estadio municipal oponentes tan importantes como el Almería, el Cartagena y el Girona, mientras que los blanquinegros deben visitar campos tan motivantes como La Romareda, El Toralín o La Rosaleda.

Quedan partidos estimulantes tanto en El Plantío como fuera y la intención del vestuario es mantener el listón alto para acabar con un buen sabor de boca una temporada histórica en la que el Burgos ha regresado a la elite y ha tenido que adaptarse a las exigentes circunstancias que se ha encontrado en esta nueva etapa.

La campaña debe servir para que queden bien asentadas las bases de cara a  que la entidad siga creciendo y se consolide en el fútbol profesional.