scorecardresearch

El último bastión de la defensa blanquinegra

MÓNICA PURAS (SPC)
-

Leticia Carrera atesora una gran personalidad y disfruta de una visión de juego más amplia bajo palos. Elsa Gutiérrez considera que el trabajo diario en el Burgos CF se está viendo reflejado en los resultados

Leticia Carrera y Elsa Gutiérrez son las porteras del Burgos CF Femenino. - Foto: Alberto Rodrigo

Valoradas y subestimadas. Colocarse bajo los tres palos requiere máxima concentración y disciplina. Son porteras del Burgos CF esas figuras que en un partido les convierten en heroínas y otros en villanas. Son el último bastión de la defensa. El factor decisivo para dar cualquier giro a un encuentro y salir victoriosas. Tras sus angelicales rostros llevan incorporada una carga de responsabilidad suma, que en ocasiones puede generar una enorme presión, porque el devenir de un enfrentamiento está en sus manos y, también, en sus pies.

Desviar un gol cantado deja en evidencia la fortaleza tanto física como mental de estas dos guardametas que llegaron hace dos temporadas al conjunto blanquinegro de Primera División Nacional, anterior CD Nuestra Señora de Belén.

Sus números en el inicio de esta campaña son extraordinarios. De nueve jornadas, son las dos porteras que reciben mayor valoración, puesto que son las segundas por detrás de la Real Sociedad que menos tantos han encajado con tan solo ocho -tres encajaron precisamente ante el filial txuri urdin-.

Ser portera tiene diferencias con respecto al resto de jugadoras en el campo, pero al igual que el resto de sus compañeras se dejan el pellejo en la competición. Sus sonrisas delatan, que además de sufrir también, están en su salsa y disfrutan.

Leticia Carrera ha completado seis encuentros como titular bajo los tres palos y ha encajado seis dianas, las más complicadas las que supusieron las dos derrotas de la temporada, ante el Añorga por 1-0 y frente a la Real Sociedad B (3-0). Está a punto de cumplir 22 años y es su segundo año en el club. Procede del Capiscol, otro de los clubes de Burgos que lleva apostando más de una década por el fútbol femenino, y venía de jugar en liga Regional.

La actuación que destaca por el momento es la del triunfo ante el Arratia por 4-0 "porque mantuve la portería a cero". Siempre se ha sentido atraída por el balompié, aunque afirma que "no tengo referentes. Llevo en la sangre esta pasión por el fútbol, porque a mi padre siempre le había gustado y fue portero. Llevo jugando desde los cinco años", advierte. No siempre ha cubierto la meta, "empecé siendo lateral y extremo", aunque siempre miró con buenos ojos seguir los pasos de su progenitor.

Llevo en la sangre esta pasión", reconoce Leticia Carrera

Considera que su puesto le permite "una visión de juego mayor que las compañeras, estás más pendiente de todo. Con mil ojos. Son pequeños detalles con los que te quedas que muchas veces tu equipo no lo ve. Ser portera, no digo que las jugadoras de campo tampoco lo tengan, pero lleva mucho trabajo detrás". Valora que la entidad blanquinegra haya decidido formar una sección femenina e integrar a toda la anterior estructura del CD Nuestra Señora de Belén en el club: "Entrenar y jugar en el campo de hierba natural es increíble. No es lo mismo tirarse en una alfombra natural que sobre una artificial", apunta. Con los pies en el suelo quiere mantener la filosofía del "día a día. Los resultados van llegando. Incluso en las adversidades hemos conseguido remontar y hacerlo con solvencia", aunque no se atreve a ver más allá y alcanzar el ascenso de categoría.

Por su parte, Elsa Gutiérrez tiene 20 años y recaló hace dos campañas en el conjunto blanquinegro procedente del Racing de Santander de Primera Nacional. Esta cántabra se muestra contenta con la trayectoria del equipo "es de lo que se trata de ir haciendo las cosas poco a poco y lo mejor posible y también de disfrutarlo", argumentaba tras apuntarse la última victoria del Burgos CF por 1-0 frente al Tolosa. Tiene muy claro que su máximo reto siempre es "dejar la portería a cero y se están viendo los frutos del trabajo diario". De los partidos que han disputado se queda con la victoria ante el Oiartzun por 3-1, que fue cuando debutó esta temporada.

Tiene a Buffon como ídolo y a Sandra Paños como ídola. Asegura que "empecé tarde a jugar al fútbol, porque me decanté por el atletismo, pero mi familia siempre ha sido futbolera y mi padre también ha tenido mucho que ver. Con 10 años jugaba en el colegio, en el patio, en la calle… y siempre de lateral. Un día dí el salto cuando nos quedamos sin portera en el equipo y a partir de ahí fui hacia adelante", confiesa. No para de hablar a sus compañeras desde la meta "soy incluso pesada, aunque trato de ayudar al equipo desde atrás, animarle. Nuestra función es bastante importante, aunque infravalorada, tenía que decirlo", sonríe y contagia a su compañera.

Ser portera a veces se infravalora", cree Elsa Gutiérrez

Tienen a su disposición un preparador propio, Rubén Gutiérrez, a quien alaban su dedicación, "nos gustaría tener más tiempo, ya que el entrenamiento requiere mucha constancia para estar al nivel que se pretende", señala.

El campo de hierba natural "tanto para los entrenamientos como para los días de partido es muchísimo mejor", reitera.

Prudentes, cautas y comedidas en cuanto a sus aspiraciones, aunque es innegable que existe "un poco de euforia en el vestuario". Y es que la segunda plaza de la tabla así lo merece.