Los 24 centros del programa Crecemos podrían abrir el lunes

F.T.
-

Los progenitores deberán acreditar que trabajan fuera de casa para poder llevar a los niños y los municipios adoptar medidas de prevención en las instalaciones

A la guardería de Belorado acuden 25 niños, aunque a partir de ahora se incrementaba el número por los veraneantes. - Foto: Patricia González

Conciliar la vida laboral y familiar, en especial cuando los padres no pueden teletrabajar, está siendo bastante complicado en el medio rural y por eso muchas familias se han dirigido en los últimos días a los ayuntamientos para interesarse por la fecha en la que tienen previsto reabrir los centros infantiles del programa Crecemos, o guarderías, que gestionan los municipios con la tutela y el apoyo económico de la Junta y la Diputación. En el caso de Burgos son 24 los municipios que cuentan con este tipo de centros, en los que se atienden aproximadamente a unos 250 niños, que podrán volver a la actividad cuando la provincia entre en la fase dos de la desescalada, lo que previsiblemente ocurrirá a partir del próximo lunes.
Estos centros del programa Crecemos podrán abrir de nuevo sus puertas siguiendo una serie de recomendaciones que desde la institución provincial ya se han trasladado a los municipios para que las valoren y vayan adaptando las instalaciones y adoptando una serie de medidas de higiene y protección con el fin de evitar que se conviertan en focos de contagio.
La Diputación trasladó ayer a los ayuntamientos la guía elaborada por la Junta, en concreto desde la Gerencia de Servicios Sociales, con las medidas que tienen que adoptar los municipios que decidan reabrir sus centro infantiles, una posibilidad que todavía están valorando los alcaldes, quienes primero quieren conocer el número de padres que están dispuestos a que sus hijos vuelvan al centro. «Hay padres que nos han preguntado si teníamos previsto abrir los centros y lo vamos a estudiar porque el principal requisito es que los progenitores estén trabajando fuera de casa y no sabemos cuántos de los once niños que teníamos están en esa situación», afirma el alcalde de Villadiego, Ángel Carretón, quien es partidario de abrir el lunes «si hay demanda y podemos cumplir el protocolo que ha fijado la Junta».
El mismo planteamiento hacen el alcalde del Alfoz de Quintanadueñas, Gerardo Bilbao, y el de Melgar de Fernamental,José Antonio del Olmo. «Hay padres que te atosigan para que abras y otros que ya han manifestado que no llevarán los niños porque luego tienen contacto con los abuelos y quieren evitar problemas», apunta Del Olmo, quien también valorará en los próximos días con la persona que lleva el centro la conveniencia o no de abrir las puertas de un centro que antes de la pandemia acogía a doce niños de 0 a 3 años.
En el caso de Quintanadueñas, con una población más joven que en el resto de municipios con centros infantiles, el alcalde señala que también ha recibido algunas peticiones para reabrir las instalaciones y que estaban valorando las medidas de la guía de la Junta para ver si se pueden cumplir todas porque la intención es abrir con las máximas garantías de seguridad para todos. Los tres alcaldes consideran que la reapertura de estos centros es dar un paso importante hacia la normalidad, en especial para los progenitores que trabajan fuera de casa y que se van incorporando a sus puestos.

21 medidas a cumplir. Para reabrir estos centros, cerrados desde que se declaró la alerta sanitaria, desde la Junta han establecido una guía en la que se recogen una serie de medidas, similares a las fijadas para los colegios, en total 21, siendo la primera de ellas exigir a los padres una declaración responsable en la que aseguren que durante los catorce días previos «el niño no ha sufrido tos, fiebre, cansancio o falta de aire y no ha estado en contacto con ninguna persona con esos síntomas».
Además de acoger un número de niños en función del espacios, también se indica que «en aulas , dormitorios y espacios interiores reservarán dos metros para cada niños», apuntando que es conveniente reservar este espacio a cada niño mediante bandas en el suelo. En la guía también se enumeran una serie de medidas y recomendaciones de prevención e higiene a seguir por los trabajadores.
El programa Crecemos este año se está desarrollando en los municipios de Buniel, Castrillo de la Vega, Castrillo del Val, Covarrubias, Fresnillo de las Dueñas, Fuentespina, Gumiel de Izán, Huerta del Rey, Melgar de Fernamental, Merindad de Río Ubierna, Milagros, Modúbar de la Emparedada, Oña, Peñaranda de Duero, Pradoluengo, Santa María del Campo, Sotillo de la Ribera, Trespaderne, Valdorros, Valle de Losa, Valle de Valdebezana, Villadiego, Villalba de Duero y Villalbilla de Burgos. En total, cerca de 250 niños acudían antes del estado de alarma a estos centros que en algunos casos siguen funcionando y programando actividades durante los meses estivales.