scorecardresearch

Programados para tocar

I.L.H.
-

Eslabon -sin tilde- presenta el sábado su último disco, que lleva listo desde abril de 2020 pero que por la pandemia no han podido mostrar en directo. Prometen un bolo largo para compensar

Eslabon presenta ‘Programados para la pereza’. De izquierda a derecha: Tute (bajo), Sendino (guitarra), Gallego (guitarra y coros), Ricky (voz) y Samu (batería).

«Estamos ansiosos por tocar. Como grupo disfrutamos ensayando, componiendo y haciendo vídeos, pero lo que más nos gusta es actuar en directo». Para un grupo local como Eslabon -sin tilde para diferenciarse de una banda mexicana- un concierto es, además, la principal forma de recaudar dinero. Con el disco en casa desde abril de 2020 y sin apenas bolos en todo este tiempo, se les han reducido los ahorros en proporción inversa a la necesidad de subirse a un escenario. Son tantas las ganas que a los diez temas del compacto van a añadir otros once, y no tocan todo su repertorio porque la noche se alargaría demasiado. «Va a ser uno de los bolos más largos que hayamos hecho».
La cita para comprobar si tanto tiempo de ensayos se han dejado notar es este sábado, en Andén 56. En este tiempo han pulido su punk rock melódico de corte americano y se saben las letras más que de memoria. Porque los temas de Programados para la pereza, aunque no los hayan interpretado en directo, los han tocado en el local de ensayo y han tenido que escucharlos cientos de veces para editar los vídeos que ellos mismos han creado.

En este disco le cantan a la intolerancia, el genocidio en Palestina, el poco cariño que tenemos al planeta, el papel de la mujer en ciertos países, el maltrato animal, la inmigración, la despoblación o el acoso escolar. Sobre este tema va la canción Corazón que no siente, para la que Eslabón creó una serie de actividades educativas por las que se interesaron varios centros de la provincia. Y al acabar el curso, los estudiantes de 4º, 5º y 6º de Primaria del colegio Virgen del Brezo de Santibáñez de la Peña, en Palencia, realizaron un videoclip en el que interpretaban la letra: «Nos emocionó mucho ver cómo han hecho suya la canción», apuntan.

«Siempre hemos tratado en nuestras letras de ser críticos con los problemas de la sociedad, pero de una manera constructiva. Buscamos que el mensaje sea esperanzador o con una óptica que permita pensar en una solución. Y lo hacemos con un lenguaje cuidado y apto para todos los públicos porque queremos que nuestra música la puedan escuchar los niños».

Pasados por ese prisma y con el potente sonidos de las guitarras buscarán hacer bailar -que ya se puede- con La lección, Viviendo del revés, De soslayo, Más cerdos que personas, Entre cuatro paredes, Con viento de cola o Por el mango. No busquen, por otro lado, un tema que lleve el nombre del compacto porque utilizaron el título para hablar de una actitud. Aunque les interesa tanto que barajan crear algo inspirándose en la ilustración de Bruno Tabares.

Programados para la pereza ha sido grabado en los estudios La Puerta Negra y se ha masterizado en los Nexo 101 de Madrid. En el concierto del sábado estarán acompañados de A Sako: «Ha pasado mucho tiempo desde nuestra última actuación y habrá quien no nos conozca con la formación actual, tras la incorporación de Sendino». Eso y que están programados para el directo lo dice todo. A las 20: 30 h.