2.400 parados más de larga duración que antes de la crisis

L.M.
-
2.400 parados más de larga duración que antes de la crisis - Foto: Luis López Araico

Hace una década el desempleo superior a un año afectaba a 3.950 personas en Burgos, por las 6.335 actuales. A día de hoy representan el 34% de los burgaleses que buscan un trabajo, aunque llegaron a ser casi uno de cada dos

Según el último barómetro delCentro de Investigaciones Sociológicos (CIS), el paro es la principal preocupación para el 60% de los españoles. Esta cuestión es, de largo, la que más intranquilos tiene a los ciudadanos durante los últimos años, aunque no obstante ha caído en casi 20 puntos con respecto a la etapa más dura de la crisis económica. Durante los últimos meses el desempleo ha ido cayendo poco a poco, hasta registrar Burgos la cifra más baja desde hace una década. A pesar de estos registros positivos, cada día de este mes de mayo, 18.384 burgaleses se enfrentan a la falta de un puesto de trabajo con el que ganarse un sueldo. Si para ellos es un drama, para los que llevan un año o más ‘peleando’, la situación es prácticamente insostenible.
Atendiendo a los datos ofrecidos por el Servicio Público de EmpleoEstatal (SEPE), en 2008 el número de personas que llevaban más de 12 meses en las listas del desempleo era de 3.950. Seis años después, y en pleno estallido de la burbuja inmobiliaria, la cifra había crecido un 340% hasta los 13.581, el máximo alcanzado, y que venía a representar al 43% de los burgaleses en paro. La gran mayoría había perdido su puesto de trabajo durante los años anteriores, a causa de la desaceleración de la economía, y ante las dificultades para acceder a un nuevo empleo, su situación se había cronificado en el tiempo.
Desde esa fecha, y siguiendo la tónica general, la situación ha ido mejorando poco a poco, aunque los 6.335 burgaleses que a abril de 2019 siguen engrosando el apartado de parados 12 meses o más es un 60% superior al del inicio de la crisis, o lo que es lo mismo, 2.385. Muchos de estos afectados son mayores de 55 años, que tras perder su trabajo han tenido imposible acceder a un nuevo puesto ante las reticencias de muchas compañías.
brecha de género. Las mujeres son, sin duda, las que salen peor paradas en cuanto a la cronificación del desempleo. Si en el último registro del paro, correspondiente al mes de abril, representaban el 58% del total de burgaleses que buscaban un trabajo, el porcentaje que lleva más de un año se eleva hasta representar el 65% de parados de larga duración. La cifra total, no obstante, lleva 6 años a la baja. Desde 2014, cuando alcanzó el mayor pico, con 13.025 burgalesas desempleadas doce meses o más, se ha pasado a aproximadamente una tercera parte, 4.090. Durante el último ejercicio ha descendido un 14% en la provincia. Los hombres, por su parte, suman 2.245.
Las estadísticas publicadas por el SEPE, actualizadas de manera mensual, también especifican cuántos burgaleses parados de larga duración tienen menos de 25 años y cuántos los superan. Pues bien, 132, o lo que es lo mismo, el 2% de los 6.335 actuales, no alcanzan esa edad, mientras que el resto, hasta 6.203, el 98% restante, la superan.
El tanto por ciento que representa este colectivo ha ido cayendo, al igual que el número; en 2014 alcanzaban los 556 y eran el 4% del total, mientras que al inicio de la crisis, en 2008, apenas suponían 104 y el 2,6%. La falta de oportunidades para el sector juvenil es uno de los principales problemas que ven desde los sindicatos, que exigen medidas para paliar esta carencia en el sistema productivo.