scorecardresearch

Una burgalesa en el olimpo de la abogacía

L.M.
-

Virginia Utrera Bazaga, de 23 años, acaba de recibir de manos del ministro de Justicia, Juan Carlos Campo, el premio 'Jóvenes Juristas' que concede el prestigioso despacho Garrigues

La joven estudia el último curso del doble grado en Relaciones Internacionales y Derecho en Deusto, a lo que suma Criminología por la UNED. - Foto: Luis López Araico

Hablar de Garrigues Abogados es hacerlo de uno de los mejores despachos de todo el país.Durante el año pasado llegaron a facturar 386,9 millones de euros y cuenta con 32 oficinas en 13 países que dan empleo a más de 1.784 personas. Esta prestigiosa firma acaba de reconocer como finalista de su premio ‘Jóvenes Juristas’ a la burgalesa Virginia Utrera Bazaga. Estudiante deldoble grado de Relaciones Internacionales yDerecho en la Universidad de Deusto, así como del grado de Criminología a través de la UNED, en septiembre del año pasado logró acceder a unas prácticas curriculares en Garrigues.

Lo hizo tras superar un largo y complejo proceso de selección que deja a la mayor parte de aspirantes sin una plaza.Sin embargo la burgalesa logró hacerse con uno de los escasísimos huecos dentro del departamento de Procesal yArbitraje. En el bufete conoció el premio ‘Jóvenes Juristas’, que enseguida le entró por el ojo. «Me parecía un premio con mucho prestigio a nivel nacional y que te da una cierta visibilidad al contar con el ministro de Justicia o el presidente honorífico de Garrigues», recuerda.

No todo el mundo puede optar al galardón, ya que entre las condiciones se marca que los participantes deben encontrarse en el último año de licenciatura o grado en Derecho en cualquier universidad española o extranjera, amén de un expediente académico con un 7 o más -ella tiene un 8,5-. Entre todos los inscritos, elCentro de Estudios Garrigues selecciona a 40 personas para los procesos finales. La primera fase, de carácter escrito, consistió en la redacción de un dictamen sobre un caso, que versará sobre temas relacionados con el Derecho Mercantil. «El 14 de abril hice un examen por la mañana enBilbao, cuando terminé me cogí el coche hasta Madrid previa parada enBurgos», indica. Tras hacer noche en un hotel, al día siguiente completó el trámite inicial en 5 horas.

«Llegué sin ninguna expectativa y una semana después me dijeron que había pasado a la fase oral, la última entre solo doce estudiantes», apunta. El acto de entrega de los diplomas a los finalistas y a los premiados de la segunda fase, consistente en una prueba oral, se celebró hace tres semanas enMadrid y contó con la presencia de JuanCarlos Campo, ministro de Justicia. «Es especialista enDerecho Penal, como yo. Le hablé sobre elTFG que hice sobre el Anteproyecto de Ley de Enjuiciamiento Criminal y me sugirió que me pasara por el ministerio. Es un hombre muy agradable», asegura.

Reconocimiento. Una vez conocido el premio, desde la propia Universidad de Deusto se pusieron en contacto con Virginia para felicitarla por tal hazaña. Colarse entre los doce aspirantes le supuso optar a una beca del 50% para cursar el máster de Acceso a la Abogacía con una especialidad en el propioCentro de Estudios Garrigues.Sin embargo, ella ya tiene decidido que lo hará online a través de la UNED, compaginándolo con el fin del grado enCriminología.

«Creo que si tienes una hoja de ruta es importante no desviarse.EnGarrigues te puedes centrar en Derecho Mercantil, y solo por el hecho de ser finalista no iba a renunciar al Penal, que es lo que me gusta», explica la joven burgalesa, que este verano hará prácticas en otro de los grandes bufetes nacionales, Cuatrecasas.