El Burgos BH sube la apuesta

R.M.
-

La escuadra castellana pretende dar un salto cualitativo y cuantitativo en 2020, por lo que su calendario aumentará

Ángel Madrazo durante una etapa de la pasada Vuelta a España. - Foto: EFE

El inicio de campaña para el Burgos BH está a la vuelta de la esquina. La Challenge de Mallorca  -comenzará el 30 de enero- supondrá el punto de partida para la escuadra castellana, que tiene previsto dar un salto cualitativo y cuantitativo en sus días de competición en este 2020. Si el pasado año fueron 140 las jornadas en las que el equipo se colgó un dorsal, este curso llegarán a las 174 si el combinado burgalés disputa la Vuelta a España y algunas otras pruebas que tiene pendientes de confirmación como el Tour de Arabia Saudí y el Tour de Omán. Se trata de dos carreras que llegan de la mano de ASO, organizador del Tour de Francia. 
El Burgos BH siempre ha tenido muy en cuenta el calendario asiático, ya que interesa a alguno de sus patrocinadores, aunque en esta ocasión los motivos que le han llevado a solicitar su participación en ambas competiciones son meramente deportivos. El nivel será muy alto, por lo que dejarse ver será complicado. 
China será una vez más uno de los países más visitados por los burgaleses y el conjunto morado estará en el Tour of Hainan (del 23 de febrero al 1 de marzo), en el Tour of Qinghai Lake (del 7 al 14 de julio) y el Tour of Taihu Lake (del 7 al 16 de octubre).
"La intención estar presentes en más pruebas y abarcar más calendario. Se va a aumentar mucho los días de competición, aunque aún estamos pendientes de que nos confirmen algunas de las pruebas en las que hemos pedido estar. Queremos dar un paso adelante, aunque va a requerir un esfuerzo tanto económico como deportivo", explica Julio Andrés Izquierdo, mánager general del conjunto de casa.
Esta nueva estrategia le obligará a desdoblar el equipo desde el principio. Es algo para lo que ya se han preparado y la campaña la tienen perfectamente pla nificada para que nada falle. "La intención es dar una buena imagen y competir desde el inicio. Hacer un buen papel desde la primera carrera. Sabemos que en algunas va a ser complicado, ya que el nivel será muy alto, pero es nuestro objetivo, ya que nos tenemos que ganar la presencia en algunas competiciones de las que estamos pendientes que nos inviten", explica Izquierdo.
La primera cita World Tour para el equipo burgalés llegará a finales del mes de marzo en la Volta a Catalunya, donde la organización ya ha confirmado la presencia de la escuadra morada. Aumentará su presencia en carreras portuguesas y también competirá en Italia, Francia, Bélgica, Holanda, Turquía, Suiza y China.
El objetivo seguirá siendo el mismo que en años anteriores, pero en 2020 la escuadra local quiere dar la cara desde la primera carrera. Ya en Mallorca confían en ser protagonistas y hombres como Jaume Sureda, Diego Rubio o Jesús Ezquerra deben convertirse en la punta de lanza en las competiciones iniciales. También los hombres rápidos como Peñalver o Gibson tiene  órdenes de comenzar con un buen golpe de pedal.
"Hay jóvenes que deben dar un paso adelante y de los que esperamos mucho. Hay que ver cómo se adapta Molenaar, que es un gran ciclista, y el rendimiento de otros corredores con más experiencia", señala.
El número de ciclistas ha aumentado -la UCI obliga a que haya un mínimo de 20 en cada equipo Pro Continental- y también el de personal e infraestructura. Es otro de los avances para que el Burgos BH suba un escalón en el pelotón internacional y alcance metas más ambiciosas a lo largo de la temporada.
El equipo castellano se concentrará del 21 al  28 de enero en la localidad granadina de Almuñécar, donde acabará de planificar la primera parte de la temporada. Está previsto que los 20 corredores acudan a la cita y 14 de ellos partirán directamente hacia la Challenge de Mallorca el día 29. El equipo estará dividido en diferentes grupos y la intensidad de trabajo será diferente para cada uno de ellos. De los 14 que viajen a Palma, solo podrán alinear a 8 en cada una de las 4 carreras de las que consta la prueba balear. La intención de los responsables técnicos es hacer rotaciones y distribuir los kilómetros dependiendo de los perfiles de cada jornada.