scorecardresearch

Vía libre para retomar el centro de visitantes de Clunia

I.M.L.
-

El Consejo Consultivo de Castilla y León da la razón a la Diputación de Burgos en la resolución del contrato con la UTE que inició estos trabajos por el retraso en la ejecución de las obras y la lenta marcha de los trabajos

Las obras del centro de recepción de visitantes se veían así este verano, abandonadas desde agosto del año pasado. - Foto: Alberto Rodrigo

La Diputación de Burgos tiene vía libre para retomar el proyecto de construcción del centro de recepción de visitantes en el yacimiento romano de Clunia, después de que el Consejo Consultivo de Castilla y León le haya dado la razón en el proceso de resolución del contrato de obras suscrito en agosto de 2019 y cuyas obras tenían que haber terminado 12 meses después. Muy al contrario, la UTE adjudicataria abandonó estos trabajos a finales de agosto del año pasado.

Según refleja el dictamen del Consultivo, apoyándose en informes de la dirección de obra y la arquitecta responsable del proyecto, «del presupuesto de adjudicación de las obras que asciende a la cantidad de 2.416.498,98 euros, quedan pendientes de ejecutar 1.801.925,31» estimando que «la obra ejecutada supone aproximadamente un 25,45 % del total». 

En el devenir del desarrollo del contrato, como consecuencia del confinamiento por la covid-19, la adjudicataria y la Diputación acordaron una suspensión de las obras durante 51 días, a lo que la empresa quiso sumar «una ampliación del plazo de ejecución de las obras hasta el 24 de marzo de 2021 (es decir, por siete meses y cinco días más)», petición esta que tuvo una respuesta negativa.

Tomando como base los informes de los técnicos y el estudio del procedimiento administrativo llevado a cabo en este contrato, el dictamen del Consejo Consultivo certifica que «la obra ha tenido un ritmo muy lento desde su inicio, y que se han producido incumplimientos sistemáticos del plan de obra del proyecto desde el comienzo de la misma», por lo que constata «la falta de voluntad del contratista en la ejecución de la obra». Este documento vinculante recalca que «el adjudicatario ha tenido conocimiento en todo momento de los motivos e informes técnicos y jurídicos que dieron lugar a la incoación del expediente de resolución del contrato» así como del expediente administrativo. 

Empezar de casi cero. Con este dictamen avalando su decisión, la Diputación hará efectiva la rescisión del contrato para poder iniciar otra vez el procedimiento administrativo y completar los trabajos restantes. El diputado Ramiro Ibáñez especifica que antes de poder sacar a licitación de nuevo la obra habrá que hacer un contrato inicial para consolidar lo que ya está realizado. «La dirección facultativa de las obras ha estudiado y valorado los trabajos de conservación de las obras en 129.000 euros aproximadamente, consistentes en apeos y protección de elementos de estructura de hormigón, reparaciones, estabilización de taludes, limpieza de obra y gestión de los residuos de construcción existentes en la obra», enumera Ramírez.

Mientras se contratan estos trabajos con urgencia, se está realizando ya la revisión de los precios porque «la construcción está subiendo una barbaridad y los números que teníamos previstos se van a tener que modificar sustancialmente» y así poder adecuar los términos de la licitación a las condiciones actuales para completar el proyecto.

«Esperamos adjudicar el nuevo contrato de obras a principio del año 2022 para finalizar la obra en junio de 2023», se aventura a vaticinar el diputado provincial, que apuesta por una nueva vía de financiación de estos trabajos. «Como ya tenemos hecho el proyecto, vamos a buscar financiación a través de las líneas europeas que se están gestionando ahora», avanza Ibáñez.