El arreglo del tejado de las naves de Renfe costará 174.000€

C.M.
-

El Consorcio de la Variante Ferroviaria tiene ya licencias para acometer la actuación, de modo que se iniciará de forma inmediata. La cubierta se vino abajo por falta de mantenimiento

Aspecto desolador que presentan las instalaciones, junto al bulevar, tras el colapso que sufrió su techumbre a finales de agosto. - Foto: Alberto Rodrigo

La falta de mantenimiento de las antiguas naves que Renfe tenía junto a la antigua estación de tren provocó que la cubierta se viniera abajo a finales de agosto. Ahora el Consorcio de la Variante Ferroviaria cuenta con licencia para acometer  la actuación necesaria para rehabilitar el tejado y sustituir el acabado del mismo. 
El proyecto presentado en el Ayuntamiento, que ha recibido luz verde en la Comisión de Licencias, estima un coste de 174.000 euros, que abonará el Consorcio (del que forman parte el Ayuntamiento y la Fundación Caja de Burgos, dado que es el titular de las naves. El concejal de Hacienda y consejero de esta entidad, David Jurado, confirma que el comienzo de las obras será inminente. 
La administración local sabía desde hace meses que el tejado estaba en muy mal estado y que no podía continuar así. Concretamente en el mes de noviembre de 2019 el área de Licencias recordó al Consorcio que el inmueble había superado los 40 años de antigüedad y que debía presentar la Inspección Técnica de Edificios como ocurre con el resto de propietarios de los bienes que van llegando a esa edad.
El informe encargado a dos profesionales independientes del Colegio de Arquitectos concluyó de forma desfavorable, pues quedaba claro que había que realizar distintos trabajos, entre ellos la sustitución de la cubierta, «muy deteriorada», por otra que al menos fuera provisional a la espera de dar un uso futuro al edificio. Las obras llegaron a valorarse en unos 130.000 euros y en mayo el Ayuntamiento se instó a sí mismo (aunque en realidad fuera al Consorcio) a ejecutar las obras en tres meses.
Todo estaba preparado para actuar en las naves pero la situación generada por la covid primero, y los parones del verano después, retrasaron los trabajos y se instaló un vallado de seguridad. Sin embargo, a finales de agosto el techo colapsó y se derrumbó. De inmediato el área de Licencias emitió una resolución instando al Consorcio a cumplir su deber de conservación.
Ahora se retoma de nuevo la actuación con un aumento de coste sin que se sepa el destino de los edificios, que están en venta tras no ejecutarse La Locomotora y se habló de destinarlos a un centro de interpretación de las vidrieras.