scorecardresearch

"Que me perdone la familia, que fue un accidente"

P.C.P.
-

Con las últimas palabras del acusado de matar a Fernando Javier Martín concluye el juicio del crimen del escayolista. Esta tarde empieza a deliberar el jurado

David D.J. ha pedido "perdón a todos" al hacer uso de su derecho a la última palabra en la última sesión del juicio. - Foto: Valdivielso

"Que me perdone la familia, que fue un accidente. No fue nada de que me quede ahí, ni nada. Yo también tengo una familia y no haría eso". Con estas últimas palabras de David D.J., el principal acusado, ha terminado en la Audiencia Provincial de Burgos el juicio por la muerte de Fernando Martín escayolista de profesión y vecino de Miranda de Ebro, que comenzó el lunes pasado. Con ellas ha querido negar que permaciera en la casa del fallecido durante más de media hora después de dispararle y le impidiera pedir auxilio, como defienden las acusaciones sobre la base del informe de la autopsia, que certificó una larga agonía.

El jurado recibirá a última hora de la mañana las preguntas que serán objeto del veredicto y ya por la tarde comenzará las deliberaciones, según ha anunciado la magistrada presidenta del tribunal.

Los dos acusados por encubrimiento, Cristian S.A. y Jonathan G.C., no han acudido a esta última sesión de la vista oral una vez que el viernes las acusaciones rebajaron la pena de prisión que solicitan por su participación, a un año de cárcel para cada uno, tras reconocer ambos que ayudaron al principal acusado a deshacerse del cadáver en el río Ebro. 

Durante la mañana, las partes han realizado sus informes finales en el que han tratado de explicar al jurado las que consideran las claves que refuerzan sus conclusiones. El fiscal reclama 20 años de prisión por asesinato y tenencia ilícita de armas y la acusación particular eleva la solicitud por ambos delitos a 22 años. La defensa sostiene que no hubo alevosía y que fue un homicido y reclama que se le apliquen a David D.J. varias atenuantes, por su discapacidad intelectual leve, la intoxicación por alcohol y hachís y el síndrome de abstinencia de cocaína, el reconocimiento y la confesión de los hechos, aunque la declaración la hizo 6 meses después del crimen, y la reparación del daño, al haber consignado una cantidad para afrontar la responsabilidad civil para con la familia del fallecido.

El abogado defensor de David D.J. ha llegado a afirmar que "estamos aquí por una cuestión de dinero", al desvelar una negociación con la acusación particular para llegar a un acuerdo.

(La crónica completa sobre la última sesión del juicio, mañana en la edición impresa)